Para combatir la crisis financiera

Actualizado 13/10/2008 2:00:48 CET

MADRID, 13 Oct. (OTR/PRESS) -

Ni las brutales inyecciones de liquidez realizadas hasta ahora ni el recorte concertado de los tipos de interés realizado por los principales bancos centrales ni los anuncios de los gobiernos garantizando los depósitos bancarios han servido para calmar los ánimos de los agentes económicos. Las bolsas están en caída libre y la prima de riesgo de todos los instrumentos que miden esa variable se han disparado. Aquí nadie se fía de nadie y el mercado de crédito sigue cerrado pese a todos los intentos de los gobiernos y de las autoridades monetarias de abrirlos. Existe un serio riesgo de colapso del sistema financiero y va a ser necesario realizar actuaciones mucho más agresivas para evitar que ese "desagradable" resultado se materialice.

¿Qué hacer? La respuesta es clara. Hay que acelerar el proceso de liquidación de las entidades financieras insolventes y hay que inyectar capital directamente en las solventes pero que pueden dejar de serlo si la restricción de liquidez se mantiene mucho más tiempo. El objetivo es recapitalizar las entidades crediticias lo que puede llevar a que los gobiernos compren en bolsa y mantengan de manera temporal acciones de las mismas para vendérselas al mercado cuando la situación se normalice. Este es el mecanismo empleado con éxito por Suecia cuando su sistema bancario se desplomó en 1992. Esta opción es más limpia, barata y transparente que la de crear fondos como el planteado por el gobierno español.

En esta vieja Piel de Toro, el gobierno y el Banco de España deberían liderar un proceso de concentración del sistema banca-cajas para dotarle de mayor fortaleza y afrontar la crisis de una manera razonable. Pero incluso esto puede ser insuficiente. Entre instrumentos financieros tóxicos y los créditos dudosos suministrados a constructores y operaciones corporativas, mas la morosidad de los créditos al consumo, el montante que puede necesitar el sistema financiero español puede elevarse a más de 300.000 millones de euros. Encontrar esa plata en el mercado doméstico o en el internacional será difícil y eso generará tensiones de liquidez y, si duran mucho, de solvencia.

Lorenzo Bernaldo de Quirós.

OTR Press

Luis Del Val

Pasaje a Madrid

por Luis Del Val

Rafael Torres

La ley de la calle

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies