El recibo de la luz.

 

El recibo de la luz.

Actualizado 03/07/2010 14:00:23 CET

MADRID, 3 Jul. (OTR/PRESS) -

El Partido Popular y el PSOE han acordado congelar las tarifas eléctricas. A simple vista, esta idea parece buena. Unas familias y unas empresas castigadas por una durísima crisis económica no soportarán el coste adicional de una subida del recibo de la luz. En consecuencia, los hogares tendrán más renta disponible y las compañías no verán incrementarse sus costes energéticos lo que no empeorará su ya delicada situación. Al final, las "únicas" perdedoras son las grandes compañías del sector eléctrico a las que se les exige un esfuerzo de solidaridad. Esto es cierto pero no del todo. En la práctica, la congelación de las tarifas de la electricidad, a pesar de su aparente racionalidad y atractivo, genera efectos secundarios de una considerable importancia.

De entrada, los consumidores españoles no pagan el coste real de la energía lo que ha generado el famoso "déficit tarifario", esto es, las empresas que venden electricidad lo hacen a un precio inferior al que cuesta producirla. Con el tiempo, ese agujero se estima en unos 20.000 millones de euros que, antes o después, alguien tendrá que pagar salvo que se pretenda que las compañías eléctricas vayan a la quiebra. Como esta hipótesis parece improbable, los ciudadanos de este país tendrán que cerrar esa brecha bien con un recibo de la luz más alto bien con una subida de impuestos. Como diría Holmes, elemental querido Watson Por otra parte, la congelación tarifaria tiene un impacto terrible sobre las empresas eléctricas. Por un lado, reduce de manera sustancial sus ingresos lo que inevitablemente conduce a un recorte de sus inversiones. Optarán bien por no invertir dentro y/o por hacerlo fuera en parajes con un entorno regulatorio más favorable. Por otro, la menor rentabilidad de las compañías del sector se traducirá en una rebaja de sus calificaciones financiero-crediticias lo que dificultará y encarecerá la obtención de recursos en los mercados de capitales. En un entorno como el actual, en el que las empresas españolas tienen casi cerrada la financiación externa, esto constituye un golpe demoledor.

En conclusión, la no subida del precio de la luz constituye un error y responde en gran medida, a consideraciones de carácter político o electoral que no sólo no resuelven sino que agravan los problemas del sector energético español. Esto es una pésima noticia y pasará una elevada factura en el futuro.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No saber quiénes somos

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

La siembra y la cosecha

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies