Conmovedora aplicación.

Publicado 06/09/2013 12:00:10CET

MADRID, 6 Sep. (OTR/PRESS) -

Los diputados del Reino Unido están tratando de introducir leyes que se adapten a los avances tecnológicos, y pretenden impulsar medidas para que los menores de edad no puedan acceder a los contenidos pornográficos que tanto abundan por Internet. A tan loable propósito se ha unido una aplicación que resulta conmovedora y nos da una señal del gran sentido de la responsabilidad de sus señorías, porque mientras discutían esas leyes se registraron 300.000 entradas en portales pornográficos, pedidas desde el mismo Parlamento. Habrá malpensados que interpreten esta curiosidad como un efecto de la rijosidad de los parlamentarios, pero creo que hay que achacarlo a la loable exigencia que demuestran para experimentar y conocer, de manera casi exhaustiva, las materias sobre la que van a legislar. No cabe duda de que, puestos a tomar medidas contra la pornografía, nada mejor que echar una ojeada al asunto que tanto puede dañar a la infancia, y no escribo a la inocencia de la infancia, porque estoy convencido de que la ingenuidad desaparece cada vez a más temprana edad.

Lo que me preocupa de este insólito interés por conocer de cerca la casuística es el futuro terrible que aguarda a los parlamentarios británicos, si esa conmovedora aplicación se proyecta sobre cada uno de los asuntos que han de dirimir. Les auguro una vida nada aburrida, pero llena de esfuerzo y cansancio, y de obligaciones que superarán con creces las obligaciones políticas. Me imagino las fatigas de enfermarse para tratar con conocimiento de causa las medidas reguladoras de la asistencia sanitaria, pero me estremece pensar el día en que los parlamentarios deban abordar el espinoso asunto de la prostitución y los pobres parlamentarios, en cumplimiento del deber, se tengan que marchar de putas. Ese día, en Londres, las celestinas y sus pupilas se van a quedar estupefactas.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Defensa del español en España

por Francisco Muro de Iscar

Carmen Tomás

Gobernar por decreto

por Carmen Tomás

Victoria Lafora

Ensimismamiento

por Victoria Lafora