La demagogia está de moda.

Actualizado 07/12/2014 18:42:33 CET

MADRID, 7 Nov. (OTR/PRESS) -

Antes de que lleguen las rebajas, y con lo cara que está la ropa, algunos imprudentes se han puesto a rasgarse las vestiduras, porque el ciudadano de la coleta, llamado Pablo, vende populismo a granel, y sin embotellar. Puede que no se hayan percatado de que la demagogia está muy de moda en las pasarelas de la moda política, sobre todo en las agujas del nacionalismo.

Paulino Rivero ha exhibido una demagogia admirable con la posibilidad de las prospecciones petrolíferas en Canarias, como si no se hubiera enterado de que los grandes buques cisterna, llenos de petróleo hasta los topes, atracan en los puertos de Canarias desde hace decenas de años. Los separatistas catalanes llevan cuarenta meses de un populismo "sobresaliente cum laude", que ha alcanzado cotas delirantes, como cuando aseguraron que con la independencia morirían muchas menos personas de cáncer. Todavía no han llegado a la conclusión de que, en cuanto se alcance la independencia, los niños nacerán mucho más inteligentes, porque debe haber infiltrado algún prudente en la pandilla de demagogos desaforados.

Luego está la demagogia baja en alcohol, que parece menos dañina, pero que en cantidades importantes puede causar trastornos. Hace pocas horas Mariano Rajoy dijo que iba a bajar los impuestos, si gana las próximas elecciones. Es lo mismo que aseguró en las elecciones anteriores, y no sólo no rebajó los impuestos, sino que los subió. Y, sí, lo hizo porque no había más remedio, pero a lo peor dentro de año y medio no hay más remedio que volverlos a subir.

Pero tampoco hay que dejar de observar la demagogia, baja en alcohol, y servida mezclada con otra sustancia. El ciudadano Pedro Sánchez las prepara muy bien, y afirma que las sedes del PP están inundadas de corrupción, olvidándose de los ERE andaluces, ante los que mantiene una ignorancia de lord inglés: si alguien se ha ciscado en el pasillo de palacio, lo correcto es no fruncir la nariz, no protestar, ignorar el asunto como si no existiera y el pasillo estuviera impoluto.

Lo malo es que con la demagogia sucede como con las setas, y la mayoría no distingue las que son venenosas. Pero los que mueren por malos micólogos mueren solos, en tanto los que mueren por cabreo electoral pueden arrastrar a todo un país.

OTR Press

Antonio Casado

El rescate de Cataluña

por Antonio Casado

Esther Esteban

Matar periodistas

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Tormenta perfecta

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies