Encrucijada socialista.

 

Encrucijada socialista.

Actualizado 23/04/2013 14:00:37 CET

MADRID, 23 Abr. (OTR/PRESS) -

He escuchado a Emiliano García-Page decir en la cadena COPE que sería bueno que el Partido Socialista de Cataluña influyera en el PSOE, y el PSOE en el Partido Socialista de Cataluña. Me parece un resumen bastante inteligente, en una encrucijada, donde se mezclan el análisis frío, el peso del bonito melodrama "Independizar en tiempos revueltos" y las ambiciones personales, que nunca faltan en un partido político, en un partido de fútbol o en un medio de comunicación.

Desde luego, si se quieren evitar dolores de cabeza y eso que se llama "política interna", que requiere mucha paciencia y un trasero con grandes dotes para resistir varias horas sentado, lo ideal de la muerte sería que los socialistas catalanes montaran su verbena, siguiendo la voluntad de los hijos de los padres que les votaron tanto, y que de hijos de charnegos han pasado a aspirantes a nacionalistas "cum laude".

El problema en Cataluña sería que los socialistas menguaría su ya declinante porcentaje, y estos nuevos y entusiastas catalanes, quizás prefirieran la izquierda nacionalista, pata negra, que la izquierda socialista con guarniciones tibias o anfibológicas. Eso, en Cataluña. En el resto, un Partido Socialista sin influencia en Cataluña, que sólo pudieran enunciar que eran amigos y residentes en España... de momento, podría levantar algunas suspicacias sobre todo en el instante en que el bonito melodrama "Independizar en tiempos revueltos" se transformase en un drama, donde hubiera más que palabras, y de las fanfarronadas se pasara a los tanques, situación que no sería nueva.

No es una sublime decisión, sino una decisión política en la que el peso de Rubalcaba -un tipo al que habrá que agradecerle algún día los importantes servicios prestados- puede ser decisivo.

Cito a Rubalcaba y a García-Page, porque en todos los laberintos resulta muy importante el factor humano. No voy a hablar de Chesterton y de su novela "El hombre que fue Jueves", pero durante estos días alguien puede entrar designado para un día de la semana y quedarse fuera del calendario. O al contrario. Pero la decisión que se tome va a influir poderosamente en el futuro de los socialistas, en particular, y de todos los españoles, en general.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies