En espera del candidato.

Actualizado 05/07/2011 14:00:44 CET

MADRID, 5 Jul. (OTR/PRESS) -

No puedo resistir una cierta admiración por Alfredo Pérez Rubalcaba, reconvertido en Alfredo P. Rubalcaba. Ha dado grandes muestras de ingenio político, de inteligencia y de listeza, que no siempre van unidas. Hay gente inteligentísima para investigar sobre el ácido oxirribonucléico, que son unos auténticos zotes a la hora de conseguir un piso de alquiler en buenas condiciones, o que demuestran ser unos estúpidos cuando tienen que comprar un coche de segunda mano.

Alfredo P. Rubalcaba, en cambio, es capaz de ganar dinero en la compra-venta de coches usados, pero a la vez tiene perspectiva para llevar a cabo estrategias perspicaces tanto a medio como a largo plazo. Y, además, tiene cintura, y se levanta de la lona con tal dignidad que incita a olvidar que le han dejado K.O. hace unos segundos, y posee la habilidad de convertir las derrotas en victorias. Es un enemigo peligroso. Y perverso. Y nada tonto.

La pregunta que se hacen muchos del PP sobre por qué ha aceptado un encargo imposible les debería llevar más a la inquietud que a la perplejidad. Nadie la va a acusar de emplear el Ministerio de Interior en beneficio propio, pero en algunas ocasiones le ha perdido la soberbia, y ha derrapado al confesar que sabe muchas cosas.

Está prevista una catarata de porquería sobre alcaldes y dirigentes del PP, hayan puesto los cuernos o se hayan dejado invitar por un contratista de obras en un restaurante. Tendremos un festival mediático de escaleras de juzgados y detenciones brillantes que se quedarán, con el tiempo, en nada, pero que cumplirán su papel de horadar.

Y, luego, está el comodín de ETA -"nosotros lo hemos conseguido"- para borrar la ignominia de Bildu y esos dos cadáveres de la T4, sobre cuyos cuerpos calientes se siguió negociando. Va a ser horriblemente divertido. Alfredo nunca defrauda.

OTR Press

Charo Zarzalejos

Paz sin entusiasmo

por Charo Zarzalejos

Fermín Bocos

Fuera ultras

por Fermín Bocos

Fernando Jáuregui

Plantar al Rey no es buena idea

por Fernando Jáuregui