Paz sin libertad

Publicado 04/04/2017 8:00:18CET

MADRID, 4 Abr. (OTR/PRESS) -

Si paz es la ausencia de guerra y de atentados, se puede asegurar que en el País vasco reina la paz, pero también existía paz en la Dictadura de Franco, y hay una paz silente en cualquier cementerio. La paz está bien, siempre y cuando esté acompañada de la libertad, porque si el ejercicio de la libertad viene acompañado de la bronca, entonces estamos refiriéndonos a una paz enferma.

Cuando ETA dejó de matar, porque hasta sus palmeros mostraban algo de desánimo, muchos de los jóvenes que hoy acuden a las aulas universitarias del País Vasco debían tener entre doce y quince años. Y en estos días en que la derrota del tiro en la sien, la extorsión y el secuestro -denominados "lucha armada"- quiere subrayarse con entregas de armas envueltas en falso lirismo pacífico, parece obligado constatar que la paz ha llegado, pero a la libertad le cuesta un poco. Que un guardia civil, de paisano, no pueda ir con su novia a un bar de la localidad en la que trabaja, o que en la Universidad no se puedan celebrar unas votaciones sin que unos exaltados rompan mobiliarios o ya, por extensión, quemen un autobús, parecen lo que un juez llamaría "indicios racionales" de que cuesta erradicar la violencia. Está claro que la juventud no es conformista, y sería mal síntoma que dejara de serlo, pero creer que el inconformismo se debe expresar de manera violenta es un error, y más sobre todo en un ambiente donde la amenaza y la coacción destruyeron la libertad de cátedra, y excelentes profesores tuvieron que hacer las maletas y abandonar una universidad en la que si no mostrabas simpatías por los asesinos eras objeto de intimidación. Todos esos nómadas a la fuerza, que desde otras universidades españolas habrán visto con satisfacción la aparente vuelta a la normalidad, comenzarán a sospechar que volver a hacer las maletas sería un error, porque la paz ha llegado, pero con una libertad herida de violencia.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Ni Rajoy ni Puigdemont

por Pedro Calvo Hernando

Esther Esteban

Patria

por Esther Esteban

Julia Navarro

Entre las sombras

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies