Patricia Rato ya veraneaba sola hace cinco años.

 

Patricia Rato ya veraneaba sola hace cinco años.

Actualizado 11/12/2010 13:00:44 CET

MADRID, 11 Dic. (OTR/PRESS) -

Se acerca un día difícil para Espartaco y Patricia Rato, el 15 de diciembre se tendrán que ver las caras en el Juzgado de primera instancia de familia número 6 de Sevilla, allí se celebrará el juicio de divorcio en el que tendrán que quedar claros puntos muy importantes.

Es de suponer que tanto uno como la otra desean que todo pase, eso sí, dejando las cuentas bien claras, un asunto este último por el que la lucha promete ser más ardua de lo normal. El torero ha hecho mucho patrimonio en los últimos años y Patricia no se conformará con poco, luchará por la mejor negociación.

Tanto Espartaco como Patricia miden sus palabras cuando les abordan los periodistas de calle pero cuando los micros no les apuntan directamente, ellos hablan, se expresan y hablar, claro que hablan, y lo hacen porque en el fondo desean que sepa cual es su versión sobre el asunto.

Se ha dicho que el torero tiene preparada una buena defensa o mejor dicho un buen ataque, según se mire, para defender sus intereses, tiene muy claro que no cederá fácilmente en la negociación de sus bienes.

De momento lo que está claro es que sus hijas mayores se han posicionado de parte de su madre, algo que le estará afectando enormemente al torero.

Sorprendió el comunicado que emitió Espartaco el pasado septiembre, su ruptura era la comidilla de todas las tertulias, su relación con Macarena Bazán se argumentaba como baza en la ruptura y Patricia aparecía como la victima en el matrimonio, sin embargo el torero lanzó un órdago que la gran mayoría desconocíamos; confirmaba que su separación de Patricia Rato era un hecho desde hacía cinco años, algo que impactó bastante al recordar que en sus últimas apariciones públicas se seguían presentado de la mano y como el matrimonio ideal.

Al principio se dudó sobre si era o no cierto que llevasen tanto tiempo haciendo sus vidas y eso me hizo recordar que hace precisamente cinco veranos coincidí con Patricia en Palma de Mallorca. Fue una noche del mes de agosto, ella estaba con un grupo de amigos divirtiéndose en un conocido local de la isla. Bailó y charló con sus acompañantes, parecía pasarlo bien pero su mirada proyectaba cierta tristeza, una mirada que ahora encuentra su explicación porque coincide con la fecha de su ruptura con el torero. Me extrañó verla sola y sin Espartaco, pero no porque una mujer o un hombre con pareja no puedan divertirse por separado, sino porque en los casi 20 años que han estado casados nunca vimos a Patricia alternar con amigos o veranear sin Espartaco.

Ahora Rato quiere huir de la soledad y hasta que rehaga su vida sentimental, prefiere fomentar su vida social, por eso, desde que su separación de Espartaco se conoce, Patricia es una asidua de las fiestas más selectas. Ha trascendido que ahora se quiere dedicar a escribir, por eso hubo más de un comentario malicioso cuando la vimos en el "Premio Planeta" o en la presentación de "Escaparate" una publicación sevillana, ¿será que ya se prepara para debutar como literata?...

Lo que sí que promete es el juicio del miércoles en el que tanto uno como otra tendrán que poner sus cartas encima de la mesa porque en todo este tiempo no han llegado a ningún acuerdo.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Ni Rajoy ni Puigdemont

por Pedro Calvo Hernando

Esther Esteban

Patria

por Esther Esteban

Julia Navarro

Entre las sombras

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies