A mis amigos del PP

Actualizado 16/12/2006 1:00:41 CET

MADRID, 16 Dic. (OTR/PRESS) -

No termino de entender por qué los líderes del PP se empecinan siempre en defender causas que en nada favorecen su imagen de partido democrático del presente que no se vincula con el pasado de la dictadura ni con el pasado de la derecha negra de antes y después de la guerra civil. Tampoco entiendo por qué se empeñan en tirar por tierra cualquier iniciativa que contenga la idea de condenar los crímenes, desafueros y represiones de la dictadura franquista y del período anterior a la misma. Me gustaría pensar que eso nada tiene que ver con cálculos electoralistas, es decir, por no molestar a españoles que sigan anclados en el espíritu de la dictadura o de la España negra y antidemocrática del pasado. Lo que pasa es que su insistencia y su reiteración inevitablemente conducen a que pensemos que lo hacen por eso, que siempre será mejor que pensar que lo hacen porque ellos mismos albergan aquellas convicciones.

Sea como sea, me gustaría enviar un mensaje a mis amigos del PP con el consejo de que desistan de ese rumbo, aunque pudiera costarle algunos votos de la ultraderecha o de la bolsa de españoles enemigos de la democracia. Creo más bien que un cambio de rumbo al final terminaría favoreciéndoles electoralmente, aunque me doy cuenta de la mezquindad que supone que andemos con ese tipo de cálculos cuando hablamos de democracia y de dignidad. Todo esto viene a cuento del hecho de que el PP haya llevado hasta sus últimas consecuencias su oposición al fundamento mismo de la Ley de Memoria Histórica, al oponerse a ella en la sesión parlamentaria del otro día. Tengo la amarga sensación de que el partido de Mariano Rajoy ha vuelto a perder otra oportunidad para aparecer ante los españoles y ante el mundo como un partido democrático normal. De nuevo se ha quedado solo frente a todos, cuando además lo que se solventaba era nada menos que la reparación justísima de la terrible injusticia cometida contra los perseguidos y represaliados por esa negra España que tenemos que mandar al olvido de lo que jamás debió suceder.

Pedro Calvo Hernando.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

El "sindicato del procés"

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

El líder que no da llegado

por José Luis Gómez

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies