El caso es taparlo todo.

 

El caso es taparlo todo.

Actualizado 10/07/2010 14:01:30 CET

MADRID, 10 Jul. (OTR/PRESS) -

En el PP saben de sobra que sus excesos conspiratorios no van a prosperar al final, pues así les ha sucedido siempre. Entre los casos más memorables tenemos la teoría de la conspiración del 11-M, en la que no podemos olvidar que ese partido estuvo apoyando supuestos atroces y mentiras como catedrales. O las inauditas acusaciones al Gobierno de Zapatero sobre complicidades con los terroristas de ETA, apoyadas hasta por el propio Rajoy. Por poner los dos ejemplos más notables que me vienen a la memoria. Pero recordemos luego la que han venido organizando desde febrero de 2009 para boicotear y desacreditar las investigaciones sobre la trama corrupta Gürtel, para lo que no escatimaron ningún esfuerzo, como perseguir al juez instructor Garzón y al ministro de Justicia Bermejo. O su victimismo cuando los implicados de Gürtel o de Palma Arena eran detenidos sin ocultarlo, encontrando siempre motivo de escándalo, alegando detenciones para el telediario e inventos semejantes. La misma historia no iba a faltar ahora, al destaparse el akelarre de Alicante.

Le han dado y le siguen dando mil vueltas a que si las detenciones fueron así o asá, a que si habría hecho falta autorizaciones judiciales incluso cuando legalmente estaba clarísimo todo, apelando pomposamente a las garantías del Estado de Derecho, al respeto a la intimidad, o a la contabilidad sobre cuántos policías debían intervenir en la detención de diversos presuntos delincuentes. Está bien velar -y debemos hacerlo todos- por la pureza y la legalidad de todas las actuaciones. Pero sin agarrarse exclusivamente a posibles excesos policiales y menos a increíbles montajes políticos desde el ministerio de Rubalcaba. Aunque hubiera algún exceso, que tendría que ser demostrado, es evidente que lo primero, lo más importante, con mucha diferencia, es el contenido de las acusaciones de corrupción delictiva que se desprenden de las investigaciones iniciadas en Alicante hace nada menos que tres años. Pues bien, de nuevo lo más importante es lo que menos le importa -no le importa nada- al PP. Y siempre igual. El caso es taparlo.

OTR Press

Esther Esteban

El árbol y las nueces

por Esther Esteban

Carmen Tomás

Donde más duele

por Carmen Tomás

Julia Navarro

"Un instrumento más"

por Julia Navarro

Fermín Bocos

Trump y la ONU

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies