El cor al vent

 

El cor al vent

Contador
Publicado 31/05/2017 8:00:25CET

MADRID, 31 May. (OTR/PRESS) -

El procés independentista catalán lleva ya un recorrido demasiado largo y se consolida en su condición de principal problema político de España y del Estado español. La Generalitat asegura que en dos semanas habrá fecha y pregunta para el pretendido referéndum por la independencia. Uno piensa qué pecado hemos cometido para merecer esto. Y nos lo preguntamos también los que pensamos como aquellos que aplaudían entre grandes emociones a Raimon desde que estrenó 50 años atrás su incomparable y mítica canción Al vent:

Al vent, la cara al vent, el cor al vent, les mans al vent, els ulls al vent, al vent del món

Como tantísimos catalanistas, Raimon no figura en las filas del independentismo y supongo que no está cometiendo ningún pecado, exactamente lo mismo que los demás en esa posición. Hasta hace unos pocos años, esa era la posición de la inmensa mayoría. Hasta que desde el ultranacionalismo español comenzaron a echarle una mano al otro extremo, y a eso no fue ajeno el partido de Mariano Rajoy, con sus famosas demostraciones anticatalanas y con su recurso de anticonstitucionalidad del nuevo Estatut que habían aprobado el Parlament y el Parlamento español y que fue diezmado en aquella sentencia del TC. Lo milagroso hubiera sido que tales sucesos no hubiesen alterado el mapa político dentro de los límites del Principado.

La reposición de aquel Estatut sería la condición mínima para un sueño de retorno al momento en que casi todo el mundo era nacionalista-catalanista y casi nadie independentista. El Gobierno de Rajoy y toda la oposición ya saben cuál es el camino. Por eso Sánchez ha dado su apoyo a Rajoy en ese exclusivo tema del referéndum ilegal. Aunque esa reposición solo fuese el comienzo. Sería además el remedio a las tremendas frustraciones que aquejan y aquejarán a todos los que tienen el cor al vent. Pero hace falta inteligencia, generosidad y un gran sentido de la responsabilidad. Persistir en el actual tobogán de la sinrazón y el disparate ya sabemos que solo conduce a la desesperación y al hundimiento de quienes siempre han soñado con los ideales que Raimon ya manejaba nada menos que medio siglo atrás.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

No me consta

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

Un inconveniente

por Julia Navarro

Fermín Bocos

Una izquierda patética

por Fermín Bocos

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies