Estalló la bomba nuclear.

Actualizado 02/02/2013 13:00:41 CET

MADRID, 2 Feb. (OTR/PRESS) -

"La bomba nuclear ha estallado" era el titular de Yahoo en la noche del jueves más negro de la historia del Partido Popular, mientras que ante su sede en Madrid se iba calentando cada vez más la concentración ciudadana de protesta y de una indignación que durante todo el día se había ido cociendo en el corazón de la ciudadanía, desde que "El País" había salido a la calle con la bomba nuclear en la portada (felicito a ese periódico, como lo hice con "El Mundo" cuando destapó lo de los sobresueldos en negro de los altos cargos). Los españoles tenían la convicción de que era cierto lo de los sobresueldos, pero faltaban las pruebas documentales que en las últimas horas han aparecido en "El País". Además, esta vez no quedaban excluidos ni Rajoy, ni Cospedal, ni Aznar, si es que las siglas J.M. correspondieran a José María. Los contenidos del periódico sitúan el escándalo en la cima de todas las corrupciones ocurridas presuntamente en la historia de nuestra democracia. El estupor y la indignación de las gentes así lo corroboran.

La reacción de los dirigentes del partido del Gobierno no puede ser más desgraciada, insensata, patética e incoherente, de manera especial la de Cospedal. Negarlo todo sin más explicación sobre las pruebas documentales es algo incomprensible. Tendrían que explicarnos qué son entonces esos documentos manuscritos de Bárcenas, que hace el ridículo negándolo, tras las pruebas grafológicas que dan más evidencias a la evidencia. Pero es que amenazar de esa estúpida forma a los medios que lo publican o lo reproducen es algo tan insensato que no se entiende en personas con una mínima formación cultura. ¿Con qué acciones judiciales contra los mensajeros? ¿Y no sería mejor que nos dijeran que el partido emprende una investigación de verdad sobre lo ocurrido, en lugar de esa pamema de la auditoría interna y externa sobre la contabilidad en blanco que decidieron hacer días atrás? Donde hay que mirar no es en la blanca legalidad sino en la probable negra realidad. El grito de dimisión y elecciones anticipadas a Rajoy ya va siendo incontenible.

 

OTR Press

Esther Esteban

Amnistía sin nombres

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Sánchez va a lo suyo

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

¡Ni un día más!

por Pedro Calvo Hernando

Carmen Tomás

700 euros por cabeza

por Carmen Tomás