No repitan lo de Irak

Actualizado 03/03/2012 13:00:44 CET

MADRID, 3 Mar. (OTR/PRESS) -

El PP está incurriendo en la misma estupidez que cuando tras los atentados del 11-M atribuyó al PSOE el protagonismo de las revueltas populares contra el Gobierno de Aznar por las mentiras de aquellos días aciagos. Ahora atribuyen al PSOE parecido protagonismo en las protestas obreras y estudiantiles, pero sobre todo algunos le acusan de estar detrás de los actos violentos de grupos incontrolados, actos descalificados por las asociaciones de estudiantes y también por Rubalcaba y los suyos. La Historia se repite demasiadas veces y ya se sabe lo malo que ello resulta para quienes así proceden. Se ha repetido la frase de que los socialistas tienen tanto derecho a coincidir con los sindicatos (incluidos los estudiantiles, matizo yo) en sus manifestaciones como los populares a asistir a las de los obispos. Pues claro. Todo muy normal, excepto que alguien se permita el caro lujo de tildar al partido de Rubalcaba de cómplice, instigador o colaborador de los violentos. Esto último entra ya en el terreno del Derecho Penal, por si los tales no se habían enterado.

La otra broma es la cansina insistencia en culpar de todos los males económicos de España a sus antecesores en el Gobierno. Por supuesto que tienen todo el derecho del mundo a seguir mirando hacia atrás hasta el fin de los siglos. Pero es evidente que son las decisiones del actual Gobierno las que han soliviantado a trabajadores y estudiantes, y también a sectores cada vez más amplios de la ciudadanía. Yo creo que los dirigentes del Gobierno y de su partido han comenzado a ponerse nerviosos demasiado pronto, aunque a lo mejor me equivoco, pues nunca he tenido claro cuándo una ciudadanía tiene que comenzar a oponerse en la calle a las decisiones y modos del Gobierno que recién empezó. Recuerdo el pánico del Ejecutivo de Aznar durante la etapa de las grandes manifestaciones contra la guerra de Irak. Se equivocarían muy gravemente si ahora repitieran la historia con las movilizaciones, que solo acaban de empezar, contra los ultrarrecortes y las bárbaras decisiones legislativas contra la crisis y sus efectos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies