Panorama desconocido desde tiempo inmemorial.

 

Panorama desconocido desde tiempo inmemorial.

Actualizado 14/12/2011 13:00:56 CET

MADRID, 14 Dic. (OTR/PRESS) -

La apertura de las Cámaras para la nueva legislatura tiene lugar coincidiendo con el comienzo del juicio contra Francisco Camps, con las primeras reacciones de la Casa Real ante la gravísima situación creada por las actividades de Iñaki Urdangarín y con las consecuencias de la cumbre europea del pasado fin de semana. Solo el enunciado sucinto de la actualidad política y económica nos presenta un panorama que no se recuerda desde tiempo inmemorial. Las nuevas Cortes se abren con una mayoría superabsoluta del partido tocado por tramas de corrupción oceánica y masiva, como es la Gürtel, del partido que nada hizo por echar una mano para paliar los males de la terrible crisis económica y que ahora recibe el pleno apoyo del partido que sufrió ese abandono absoluto y el brutal vilipendio de su líder y presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero. Algo más injusto y contrario a la lógica política es imposible de imaginar. Sólo falta ahora que el Gobierno de Mariano Rajoy profundice mucho más en la política de recortes que tanto condenó cuando la hicieron sus antecesores.

Qué casualidad que las presuntas o reales conductas "no ejemplares" del yerno del monarca tuvieran como soporte y colchón sustancial a dos Gobiernos autonómicos del mismo partido que ahora comienza su andadura en el poder del Estado. Me refiero a las comunidades balear y valenciana, nidos de la corrupción política y económica más atroz de las conocidas en este desgraciado país. Un país mayoritariamente insensible a esa corrupción, como acaba de demostrar en las elecciones de mayo y de noviembre. Me esfuerzo sin conseguirlo en imaginar cómo el Rey y la Casa Real van a resolver el imposible problema del yerno y de la infanta. Y tomo un poco de aire con la única noticia positiva que encuentro: la designación de Jesús Posada para presidir el Congreso de los Diputados, un hombre que se parece poquísimo -por no decir nada- al modelo de la mayoría de los líderes de su formación. Un hombre moderado con un alto grado de independencia personal y de claridad de ideas. Pero tomado el aire, vuelvo a lo mío.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies