La consejera sobresaliente

Publicado 22/01/2014 12:00:15CET

MADRID, 22 Ene. (OTR/PRESS) -

Antes cuando un pueblo estaba en fiestas se decía que la hija del alcalde había sido elegida reina "casualmente", y de esa forma se daba por entendido que la elección había sido democrática, popular y casi alcanzada por unanimidad de los presentes. Pasaron los años y ahora son los políticos los que aprueban "casualmente" las plazas que ellos mismos han convocado.

Aquí nos encontramos con un prodigio de la Medicina que es la ex consejera de Sanidad de Extremadura, María Jesús Mejuto obtuvo un rotundo 9.33 en la prueba de acceso al puesto de "Cirugía General y Aparato Digestivo". Y si el presidente del tribunal era su cargo de confianza durante los tiempos de la consejería es debido, (de nuevo), a otra casualidad. Lo que no se entiende es por qué con esa nota y con la capacidad que demuestra no oposita a varios puestos más, a su lado Ramón y Cajal era un aprendiz pegado a un microscopio. La señora Mejuto se enfrenta ahora a la admiración de unos cuantos y al recurso que han presentado los otros aspirantes que apenas llegaron al aprobado raspado y gracias.

No sabemos si Mejuto podría formar parte de un gobierno de los mejores pero de los más listos sin duda porque ha demostrado una capacidad de adaptación camaleónica: primero convoca la plaza, luego se presenta, arrasa ante el tribunal y obtiene la plaza con una de las mejores notas que se recuerdan. Para que luego digan que no hay vida inteligente después de la política; parece que existe y además está bien remunerada.

La "casualidad" de nuevo es protagonista en una historia relacionada con los políticos, los hay que dejan la consejería para trabajar en la competencia y también los que asesoran a hospitales privados después de haber defendido la sanidad pública, ¡y lo pueden hacer con el mismo rostro pálido sin que se les resquebraje como edificio de Calatrava! Pena no tener la grabación de las conclusiones finales del jurado que examinó a la ex consejera de Sanidad extremeña; hubiera sido genial escuchar cómo decían al unísono: "¡Mejuto, tú si que vales! Y ella encantada porque si la ciclogénesis de hace quince días le cogió en pleno examen, esta que viene ahora llamada "vórtice polar" no le sorprende a ella por la calle.

Esto debe ser la división de poderes aplicado a un caso excepcional: la ex consejera pensará que el mundo está lleno de envidiosos desagradecidos y los demás creemos que huele a chamusquina alrededor de su oposición tan sobresaliente. La casualidad, es eso: la casualidad.

OTR Press

Isaías Lafuente

¿Libertad secuestrada?

por Isaías Lafuente

Antonio Casado

La fuga de Gabriel

por Antonio Casado

Rafael Torres

El exilio suizo

por Rafael Torres

Francisco Muro de Iscar

Las "otras" Españas

por Francisco Muro de Iscar