La confianza

Actualizado 04/10/2008 2:00:31 CET

MADRID, 4 Oct. (OTR/PRESS) -

Una de las muletillas periodísticas que más ha prosperado al socaire de la crisis económica, y que además se emplea como culminación de un análisis igualmente zarrapastroso, es esa que consiste en decir que hay crisis, sobre todo, porque no hay confianza. ¿Cómo que no hay confianza? ¡Lo que no hay es dinero! Si con la confianza se pudiera ir al mercado y llevarse a cambio de una porción de ella una ristra de lomos ibéricos y unas cuantas merluzas de pincho, la gente tendría muchísima confianza, con la particularidad de que semejantes trueques le haría ganar más confianza todavía, hasta el punto de que en un plis plas nos haríamos millonarios todos a base de confianza. Lamentablemente, no es la falta de confianza en las bolsas, en los bancos, en el gobierno, incluso en el futuro, lo que deprime al ciudadano y, de paso, a la economía, sino la falta de dinero contante y sonante, una carencia que si no es novedosa, sí que se halla en esa fase de números rojos, de tener que devolver los préstamos sin que nadie le quiera ya prestar a uno para devolverlos, que produce una agobiante, dramática sensación de tener el agua al cuello, tanto más dramática cuanto no es sólo una sensación, sino una realidad.

De otra parte, ¿en qué debería confiar el ciudadano? O, mejor dicho, ¿en qué podría confiar? ¿En que el empresario, apiadado y solidario de pronto, tenga en consideración la mucha pasta que ganó en los últimos años merced en gran parte a sus trabajadores, y coja y les suba el sueldo, pero no cincuenta euros de birria, sino quinientos como poco? ¿En la imposible manumisión del moderno esclavo? ¿En una revolución de las conciencias y los hábitos y, a su estela, una vida menos perra, más feliz, menos consumista? ¿En la OPEP? ¿En la busca y captura de los capitales fugados, residentes en sus paraisos, y su inmediato reparto entre los necesitados? La confianza. De poco vale, qué lástima, tenerla o no tenerla.

Rafael Torres.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Entre Lleida y Sijena

por Pedro Calvo Hernando

Fermín Bocos

El día después

por Fermín Bocos

Esther Esteban

El expolio de Sijena

por Esther Esteban

Julia Navarro

Escaño cero "Jerusalén"

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies