Wyoming y Andalucía.

Actualizado 28/04/2011 14:00:37 CET

MADRID, 28 Abr. (OTR/PRESS) -

Uno, que no conoce en el mundo tierra mejor que Andalucía, ni gente más grata que aquella que la habita, no se cree en la obligación, por ello, de indignarse por los chistes que, como chistes que son, abundan en el tópico que hace del país más visitado y publicitado el más desconocido. Sin embargo, sí puede uno perfectamente lamentar que un cómico de la categoría de El Gran Wyoming no acierte a situar sus parodias en territorios más sutiles y amenos para la inteligencia: los guionistas de su programa de televisión, "El Intermedio", no suelen estar a la altura de la gracia real que tienen los andaluces parodiados.

Una asociación con tantas miras de divulgación andalucista como escaso sentido del humor, la CEHA, ha denunciado ante la opinión pública y ante el Parlamento de Andalucía al Gran Wyoming, por considerar que con sus últimas gansadas ultraja el buen nombre de la región, Qué barbaridad. El cómico, que si va mucho por Cádiz será porque le gusta horrores, y Andalucía por extensión, no ultraja nada, ni ridiculiza nada, salvo, tal vez, la extrema dignidad del oficio de hacer reír cuando persevera en cultivar un humor fácil y de sal gruesa. Chirría, en efecto, esa invariable tosquedad en su tratamiento de lo andaluz, si bien lo que pretende, casi seguro, es debelar el tópico infamante a través de su descarnada exposición. Sus alusiones humorísticas a Portugal, centradas exclusivamente en las toallas y en la supuesta tristeza de sus nacionales, también chirrían, pero es que lo que chirría en uno y otro caso es la baja calidad de sus guiones.

Los andaluces (que, pues son en general muy despiertos, saben reírse de sí mismos con increíble agudeza y penetración psicológica) no pueden sentirse ofendidos por un género de humor muy inferior al suyo. Los andaluces aficionados a Wyoming, sin embargo, sí pueden consternarse, pero un rato nada más, por el desperdicio que el buen cómico hace a veces de su talento. Y ya está.

OTR Press

Esther Esteban

Fin de mes y pensionistas

por Esther Esteban

Antonio Casado

Trato degradante

por Antonio Casado

Fermín Bocos

Faltan estadistas

por Fermín Bocos