La merienda de Zapatero

Actualizado 05/07/2007 2:00:28 CET

MADRID, 5 Jul. (OTR/PRESS) -

Podría decirse, prescindiendo de toda brillantez estilística, e incluso de toda sofisticación en el análisis, que el presidente del gobierno se merendó el martes al presidente del PP. Se lo merendó absolutamente, en el fondo y en la forma, en el duelo dialéctico que mantuvieron en el Debate sobre el Estado de la Nación, pero no debería vanagloriarse de ello Zapatero, pues, en puridad, merendarse a Rajoy, que tiene los días contados y se le nota, y sobre todo él lo nota, es fácil. Lo difícil es mejorar de veras, y en profundidad, el estado de la nación.

Tres años es muy poco tiempo para materializar y consolidar cualquier política de grandes reformas, pero sí el suficiente para la siembra y para vislumbrar si el camino emprendido es el que se quiere y se necesita recorrer, de modo que ante los magros resultados obtenidos hasta el momento, no se entiende el triunfalismo del presidente. Gran fabricante de nuevas leyes, su gobierno no parece haberse tomado la molestia de arbitrar los medios para hacerlas cumplir:las mujeres siguen cayendo asesinadas en número similar, si no mayor, que antes; las carreteras continúan siendo una jungla letal tras el establecimiento del carnet por puntos; la contaminación y la destrucción de la naturaleza, parecidas; los niños siguen sin contar con los debidos cuidados institucionales; las mujeres siguen percibiendo menores salarios que los hombres; se fuma en todas partes burlando la ley, con las consiguientes molestias para fumadores y no fumadores; los alcaldes(muchos del propio PSOE) siguen haciendo alcaldadas y los caciques cacicadas; la especulación y la corrupción urbanísticas no han soltado su presa(España); los adolescentes y jóvenes se siguen emborrachando en masa por la calle con la complacencia de las autoridades; las víctimas del franquismo no han recibido aún el reconocimiento y el homenaje que merecen; la educación continúa siendo una pena; los accidentes laborales baten los mismos siniestros records... Merendarse a Rajoy es, ciertamente, más fácil.

RAFAEL TORRES

 

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Lo fácil y lo difícil

por Francisco Muro de Iscar

Carmen Tomás

Primeras malas decisiones

por Carmen Tomás