Otra moción es posible

Publicado 02/05/2017 8:00:22CET

MADRID, (OTR/PRESS)

No sé si otro mundo es posible, pero otra moción de censura a Rajoy distinta a la de Podemos, sí. Posible y necesaria. Cuando la metástasis de la corrupción en el Partido Popular ha llegado a los extremos que ha llegado, a infectar la Administración de Justicia cual sospechan los investigadores y el juez que llevan el caso Lezo, no se entiende que la oposición, por muy timorata o complaciente con el PP que sea, como Ciudadanos, o por muy hecha unos zorros que esté, como el PSOE, no se coordine para presentar esa otra moción de censura que, entre otras cosas, desvelaría las verdaderas intenciones del partido de Montero e Iglesias al presentar la suya.

Que la endemizada, o, como se dice ahora, sistémica corrupción en/del Partido Popular le inhabilita moral y politicamente para gobernar en éstos momentos España, no ofrece dudas, a menos que el sectarismo más recalcitrante o la ciega querencia a unas siglas de sus incondicionales las ofrezcan, bien que en abierta contradicción con la lógica y con el interés general de la nación. Lo que sí ofrece dudas, sin embargo, es esa moción de censura de Unidos Podemos, planteada de aquella manera, sin el menor rigor ni contenido, sólo como una copa de cicuta que se ofrece al PSOE para intentar rematarlo.

¿Qué apoyos podría suscitar una iniciativa que parte de una organización que se dedica a insultar, despreciar y execrar a todo el mundo? Ninguno, como se ha visto, salvo el de aquellos que han venido al Congreso para dar la murga todo el rato con la cantinela de que se quieren ir. Rajoy puede estar contento y tranquilo con éste nuevo favor que le hace Pablo Iglesias, el de hacer inviable, siquiera a corto plazo, su finiquito como presidente del gobierno, cargo y función incompatibles, como se sabe, con la de dirigir un partido anegado por las aguas fecales de la corrupción.

No sé si otro mundo es posible, pero sí que una moción de censura al gobierno del Partido Popular construida desde un propósito coaligado de regeneración política y de zafarrancho general de limpieza, y no desde un maquiavelismo pueril, sí lo es. O sí debería serlo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies