El pabellón

 

El pabellón

Publicado 30/03/2017 8:00:25CET

MADRID, 30 Mar. (OTR/PRESS) -

El asunto, con ser grave, no es que el nuevo titular de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, pretendiera apalancarse un piso de la Guardia Civil en Madrid so capa de una misteriosa permuta o trueque, ni tampoco que para que el amplio y céntrico pabellón estuviera a la altura de su nuevo inquilino, se empleara la friolera de 50.000 euros de dinero público para su reforma. Ese género de cosas, tan corrientes en España, remite a la patrimonialización, a la inmatriculación como si dijéramos, de los bienes comunales en beneficio de las clases dirigentes, pero, con ser ésto, como digo, muy grave, más lo es que a un señor que no sabe ni papa de tráfico se le nombre nada menos que director general, mandamás, de la cosa.

La Dirección General de Tráfico no es, cual podría suponer el ministro del que depende la designación de su titular, un destino muelle para un amiguete, ni siquiera para un amiguete listo o pundonoroso, sino la institución que procura, mediante sus políticas y sus campañas de concienciación, que el tráfico no sea una de las principales causas de muerte para los españoles, ni tampoco el origen de la mayoría de los ingresos en los centros de rehabilitación de parapléjicos. Podemos, pues, hacernos una idea del cúmulo, envergadura y calidad de los conocimientos que se requieren para dirigir con solvencia, y con acierto, tan sensible área de la Administración.

Ahora que ha saltado lo del pabellón de la Guardia Civil, destinado exclusivamente a agentes de ese Instituto, que pudo ser ocupado a todo lujo por el paisano que dirige desde hace pocos meses la DGT, es una buena ocasión para que el señor Zoido, su mentor, explique a los españoles qué méritos asisten al señor Serrano para el desempeño del cargo que ocupa. Licenciado en Derecho, ha sido, al parecer, concejal de algunas delegaciones en Sevilla, entre ellas la de Fiestas Mayores, pero el tráfico no es, al contrario que París o que la de Abril sevillana, una fiesta.

Porque dando por bueno que cualquiera puede ocupar cualquier puesto, a condición de ser correligionario o amigo, se da por buena, para escarnio de la ética y de la lógica, la inmatriculación.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Lo que diga el Parlamento

por Pedro Calvo Hernando

Victoria Lafora

Burricie nacionalista

por Victoria Lafora

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies