Mirar hacia otro lado

Actualizado 30/11/2007 1:00:33 CET

MADRID, 30 Nov. (OTR/PRESS) -

En cuanto se han empezado a conocer algunos detalles de la industria de abortos de Carlos Morín, como el modo de hacer desaparecer a las víctimas triturando sus cadáveres y expulsándolos por los desagües, un escalofrío de espanto ha recorrido el espinazo de esta satisfecha sociedad. ¿Cómo se puede llegar a esto? La respuesta no es difícil: se llega a esto con suma facilidad en cuanto se deja de otorgar a los hijos no nacidos el respeto debido a su dignidad humana, y en cuanto las leyes protegen o desprotegen su derecho a seguir viviendo en función de circunstancias ajenas a la propia víctima.

Al final de la película "Vencedores o vencidos", que trata del juicio contra un ex ministro de Hitler en Nüremberg, el condenado dice al juez, refiriéndose a los campos de exterminio: "Jamás supuse que se fuese a llegar a esto". A lo que el juez replica: "Se llegó a esto la primera vez que usted condenó a un hombre sabiendo que era inocente". Ahora estamos ante un caso idéntico. A esto se llegó la primera vez que se desprotegió al ser humano inocente en el vientre de su madre. A esto se llega cada día, pero muchos prefieren mirar hacia otro lado. Exactamente igual que en la Alemania nazi. Exactamente igual.

El día que se presentó el documento "El aborto: 100 cuestiones y respuestas", editado por la Conferencia Episcopal en 1991 -¡hace de esto dieciséis años!-, no pocos medios de comunicación censuraron agriamente a los autores y editores de aquel texto por la "truculencia" en la descripción de cómo se practica un aborto. Respondí entonces que la truculencia no está en la descripción, que se procuró lo menos truculenta, sino en el aborto mismo. Pero muchos quisieron mirar hacia otro lado. Y hoy cosechamos lo que desde 1985 se sembró con la primera reforma inicua del Código Penal.

Ramón Pi.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Ni Rajoy ni Puigdemont

por Pedro Calvo Hernando

Esther Esteban

Patria

por Esther Esteban

Julia Navarro

Entre las sombras

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies