Presiones y amenazas

Actualizado 09/02/2007 1:00:31 CET

MADRID, 9 Feb. (OTR/PRESS) -

Las amenazas -porque no merecen otro nombre- proferidas por altos cargos de la Generalitat de Cataluña y por políticos nacionalistas relevantes hoy en la oposición, si el Tribunal Constitucional declarase la inconstitucionalidad del Estatuto catalán, nos muestran mejor que cualquier otra cosa la realidad del nacionalismo y su parecido enteramente casual con cualquier situación que merezca llamarse democrática. Uno ha vaticinado "graves problemas" para Cataluña y para España si el Estatuto no queda tal como se aprobó mayoritariamente en el Congreso y se ratificó minoritariamente en referéndum; otro anuncia que si cae el Estatuto, caerá el Gobierno; otro acusa a un partido político de pretender ganar en el Tribunal Constitucional lo que perdió en las urnas. Todo un espectáculo de actitudes antidemocráticas, de desprecio a lo previsto por la Constitución y las leyes.

El planteamiento de esos antidemócratas es claro: como el Estatuto se aprobó, ya nada, ni el Tribunal Constitucional, debe modificar una coma, porque de lo contrario estarán legitimados los que causen graves problemas a España, al Gobierno y a lo que se les ponga por delante.

La cuestión, ahora, es ver qué harán los magistrados que tienen la responsabilidad de la última palabra en la interpretación de la Constitución, y si sabrán, querrán o podrán resistir estas presiones absolutamente intolerables en una democracia digna de este nombre.

Ramón Pi.

ramon.pi@sistelcom.com

 

OTR Press

Antonio Casado

Los números no salen

por Antonio Casado

Francisco Muro de Iscar

Una Legislatura fallida

por Francisco Muro de Iscar

Fermín Bocos

Esto también pasará

por Fermín Bocos