Presiones y amenazas

Actualizado 09/02/2007 1:00:31 CET

MADRID, 9 Feb. (OTR/PRESS) -

Las amenazas -porque no merecen otro nombre- proferidas por altos cargos de la Generalitat de Cataluña y por políticos nacionalistas relevantes hoy en la oposición, si el Tribunal Constitucional declarase la inconstitucionalidad del Estatuto catalán, nos muestran mejor que cualquier otra cosa la realidad del nacionalismo y su parecido enteramente casual con cualquier situación que merezca llamarse democrática. Uno ha vaticinado "graves problemas" para Cataluña y para España si el Estatuto no queda tal como se aprobó mayoritariamente en el Congreso y se ratificó minoritariamente en referéndum; otro anuncia que si cae el Estatuto, caerá el Gobierno; otro acusa a un partido político de pretender ganar en el Tribunal Constitucional lo que perdió en las urnas. Todo un espectáculo de actitudes antidemocráticas, de desprecio a lo previsto por la Constitución y las leyes.

El planteamiento de esos antidemócratas es claro: como el Estatuto se aprobó, ya nada, ni el Tribunal Constitucional, debe modificar una coma, porque de lo contrario estarán legitimados los que causen graves problemas a España, al Gobierno y a lo que se les ponga por delante.

La cuestión, ahora, es ver qué harán los magistrados que tienen la responsabilidad de la última palabra en la interpretación de la Constitución, y si sabrán, querrán o podrán resistir estas presiones absolutamente intolerables en una democracia digna de este nombre.

Ramón Pi.

ramon.pi@sistelcom.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies