Seis jóvenes víctimas

Actualizado 26/06/2007 2:00:22 CET

MADRID, 26 Jun. (OTR/PRESS) -

Seis soldados españoles (Jefferson Vargas Moya, 21 años; Jackson Castaño Abadía, 20 años; Juan Erickson Posada, 20 años; Jonathan Galea García, 18 años; Juan Vidoria Díaz, 20 años; Manuel David Portas Ruiz, 19 años) han perecido en un ataque con explosivos en Líbano. Que la fuerza española esté allí destacada bajo bandera de la ONU no ha sido impedimento para que este ataque haya matado menos a los seis jovencísimos soldados, ni para que sus familias los hayan perdido menos. Si hiciéramos caso a la doctrina zapatera del ansia infinita de pazzz, tendríamos que pedir al Gobierno que retirase a nuestras tropas de aquella zona y que invitase a todos los demás ejércitos a abandonar a su suerte a los que siguen dispuestos a matarse entre ellos.

En lugar de eso, es más probable que el Gobierno condecore a título póstumo a los muertos, lo que parece obligado de todos modos; pero no cabe descartar que ahora mismo, cuando escribo estas líneas, esté deshojando la margarita de qué clase de condecoración puede reportar más beneficios o menos perjuicios políticos, si con distintivo rojo o amarillo, teniendo en cuenta que la misión era una "misión de paz".

Este Gobierno se inventa una situación imaginaria y la convierte en doctrina; luego llega la realidad y pulveriza la situación y la doctrina. Cuando se llega a este punto, el Gobierno propende a devanarse los sesos pensando a quién se le puede echar la culpa de su propia falta de criterio. Será interesante su reacción, ya que esta vez parece que Aznar no ha tenido nada que ver.

Ramón Pi.

 

OTR Press

Esther Esteban

Barcelona un año después

por Esther Esteban

Fernando Jáuregui

¿Víctimas?¿Qué víctimas?

por Fernando Jáuregui

Rafael Torres

La mala obra pública

por Rafael Torres