Manchester: superar el miedo al miedo

Publicado 26/05/2017 8:00:29CET

MADRID, 26 May. (OTR/PRESS) -

Las preguntas que hoy nos hacemos muchos ciudadanos de a pie son: ¿Cómo superar el miedo a los atentados? ¿Debemos seguir haciendo nuestra vida normal pese a lo ocurrido en Manchester o por el contrario debemos de huir de las aglomeraciones?. La respuesta no es fácil, es más tiene que ver con la sensación de inseguridad que vivimos los europeos desde hace años, desde la famosa foto de las Azores, cuyas consecuencias se dejaron sentir en Madrid un 14M en la Estación de Atocha, en el atentado terrorista más salvaje que se recuerda en nuestro país. Luego se repitió en el metro de Londres, en la sala de fiestas Bataclan de París, en Niza, o hace apenas unas horas en Manchester, donde habían acudido cientos de jóvenes de todas las edades y condición social a escuchar a su cantante favorita, Ariana Grande, y a los que la muerte sorprendió sin previo aviso. ¿Quién puede pensar en su sano juicio que algo así puede ocurrir en una ciudad que lo tiene todo para que sus conciudadanos puedan convivir en paz y armonía?. Nadie, pero es que los autores de estos atentados son imprevisibles, tienen el corazón lleno de odio, de resentimiento, razón por la cuál son capaces de matar sin remordimiento alguno, convencidos como están de que hacen lo que deben o lo que les obligan a hacer quienes han decidido sembrar el terror en el mundo, cueste lo que cueste.

Me siento incapaz de buscar explicación a tanto desatino, a tanta crueldad, porque pienso que solo los autores de los atentados podrían decir cómo se puede llegar a ese grado de locura, de sinrazón. Lo que está ocurriendo en Europa en los últimos años no tiene lógica, o si la tiene no entra en nuestra cabeza, o al menos en la mía, dicho lo cual el problema es cómo combatirles, cómo aniquilarles, ya que por más policías que saquemos a las calles a proteger a nuestros jóvenes o mayores, es imposible predecir en qué momento un loco es capaz de sacar su coche del garaje para a toda velocidad arremeter contra los cientos de viandantes que pasean tranquilamente por cualquiera de nuestras ciudades o simplemente ser el protagonista de un atentado suicida.

Volviendo a la pregunta inicial ¿debemos o no seguir haciendo nuestra vida habitual, acudiendo a los conciertos de nuestros cantantes favoritos?. Sinceramente creo que sí. Una respuesta que he meditado mucho porque sé que si hay algo difícil es combatir el miedo, la impotencia, la inseguridad. No sé cómo pero estamos obligados a hacerlo, tomando precauciones, estando atentos a cualquier movimiento o individuo sospechoso.

La explicación más lógica me la dio esta mañana una amiga: nada hay peor que el miedo al miedo. Si cancelamos nuestra cita con nuestros ídolos, a algunos de los cuales quizá no volvamos a escuchar en mucho tiempo, habrán ganado los terroristas. Quizá por eso Ariana Grande, la cantante a la que tantos adolescentes fueron a escuchar en Manchester sin saber que allí les estaba aguardando la tragedia, se está pensando en reanudar los conciertos que tenía programados para las próximas semanas. Pese al trauma vivido haría bien en volver a reencontrarse con su público, ahora más que nunca. No solo ella también todos aquellos cantantes o grupos que tanto representan en nuestras vidas. Abandonar es un poco morir, y eso es algo que no podemos permitirnos, ni por esta ni por cualquier otra razón que intente inocularnos el virus del miedo en nuestras vidas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies