No sin las mujeres

Publicado 18/05/2018 8:00:52CET

MADRID, 18 May. (OTR/PRESS) -

Si alguien pensaba que las reivindicaciones de las mujeres que se echaron a la calle el 8M quedarían en agua de borrajas, se equivocaron. Por primera vez, la lucha por la igualdad se ha extendido transversalmente a través de movimientos feministas muy activos que no están dispuestos a que los gobiernos, los partidos políticos, las asociaciones empresariales e incluso las familias, nos sigan ninguneando por el hecho de serlo. Prueba de ello son las miles que se manifestaron el miércoles en las grandes ciudades españolas para reivindicar que se cumpla lo pactado por Rajoy y el resto de partidos políticos. Un documento en el que se comprometían a dotar con 200 millones de euros las medidas a adoptar contra la Violencia de género y que firmaron todos el pasado mes de septiembre en el Congreso de los Diputados, de los cuales solo se han presupuestado 80 millones, de ahí que acusen al Presidente del Gobierno de incumplir un pacto de Estado, al que se sumó el PP, según dicen para no quedar fuera de la foto. Una imagen que llegaron a calificar de "momento histórico" y que poco a poco se ha ido desdibujando, hasta quedar irreconocible.

Manifestaciones que han coincidido con el manifiesto hecho público por destacados académicos, economistas, profesores y catedráticos de Universidad y de Institutos, en el que se comprometen -la lista de los firmantes sigue abierta-, a no participar en aquellos debates en los que no estén representadas las mujeres. Una iniciativa que se suma a otras muchas que se han puesto en marcha -como la de las periodistas que cuenta ya con 8.000 activistas-, lo que demuestra hasta qué punto el grito de millones de mujeres, no ha caído en saco roto.

Y aunque las medidas a adoptar lleguen demasiado tarde para las cerca de novecientas que han sido asesinadas por sus maridos, amantes, o personas de su entorno, lo importante es que su sacrificio sirva para concienciar a la sociedad de que algo va mal, de que algo hemos hecho muy mal, pese a que nos asistan los mismos derechos que a los hombres, lo cual no impide que se sigan produciendo atrocidades que dejan a miles de damnificados en el camino. La mayoría de los perjudicados son menores de edad, a los que el partido en el gobierno sigue ignorando como si ellos no fueran también victimas de crímenes horrendos.

Dicen los expertos que la desigualdad se combate con educación, no lo dudo, por eso me sorprende que se siga apoyando la segregación en algunos centros educativos, que pagamos entre todos por cierto, pero más me sorprende que todavía no se haya alcanzado un pacto por la educación. La educación es sumamente importante para que la gente, los padres, los educadores, todos tomemos conciencia de un problema que nos afecta individual y colectivamente, no solo a las mujeres, también a los hombres, porque ellos son hijos, maridos, padres, hermanos. De ahí la necesidad de que a estas reivindicaciones se sumen todos los hombres sin excepción.

Contador