Rocío Jurado puso rostro al cáncer

 

Rocío Jurado puso rostro al cáncer

Publicado 02/06/2017 8:00:31CET

MADRID, 2 Jun. (OTR/PRESS) -

Coincidiendo con el aniversario de la muerte de Rocío Jurado han sido muchas las calles y plazas españolas que se han llenado de jóvenes, de famosos, de voluntarios solicitando, hucha en mano, un pequeño donativo para que la Asociación Contra el Cáncer pueda seguir ayudando a esos cientos, miles de personas que llegan a sus locales con problemas de todo tipo: económicos y psicológicos, tratándose como se trata de una enfermedad que hasta no hace tanto tiempo se ocultaba pero que gracias a quienes han hecho publico que la padecían, hoy es aceptada como cualquier otra. Sabiendo como sabemos que el porcentaje de curación es muy alto.

Recuerdo la respuesta de Rocío a Jesús Quintero cuando este le preguntó si no tenía miedo a lo que le pudiera depararle el futuro inmediato. Sincera y valiente como era Rocío le contestó mirándole a los ojos: "Claro que lo tengo, pero si no gano esta batalla al menos me iré sabiendo que la he peleao". Y peleó, claro que peleó y luchó con todas sus fuerzas hasta el final. Durante los meses que estuvo en Houston convencida de que allí todo era posible, incluso su curación, y después en Madrid, a donde quiso que la trajeran para poder estar junto a los suyos, con su marido, con sus hijos, con sus hermanos, de los que no se separó hasta el adiós definitivo.

Mucha gente le ha reprochado a la familia que tanto la enfermedad como la muerte fuera televisada en directo, pero qué otra cosa podían hacer, sabiendo como sabían que tantas personas estaban preocupadas por el estado de salud de su cantante predilecta. Incluidos los medios de comunicación que no les dimos respiro porque queríamos conocer todo lo que hacía, cómo se sentía, si había o no alguna posibilidad de salvarse.

No es frecuente que un personaje tan popular y querido como Rocío Jurado convoque a la prensa para informarles de que tenía cáncer. Ella lo hizo porque le horrorizaba que se especulara, que se filtraran medias verdades. Fue muy valiente, y frente a los que consideraron que para qué exponerse de esa manera, fueron muchos también los que les felicitaron precisamente porque consideraban lo importante que era ponerle cara al cáncer, sin tergiversar las palabras ni el sentido de las mismas.

Después de Rocío han sido muchas las famosas que han salido en los medios a contar los pormenores de su enfermedad. Terelu Campos, Luz Casal, Encarna Salazar, Bimba Bosé, Lara Dibildos, Kylie Minogue, y Sandra Ibarra que tiene su propia Fundación, desde la que desarrolla una gran actividad con el final de ayudar y animar a todas aquellas mujeres que teniendo o habiendo padecido cáncer le plantan cara a la enfermedad. ¿Cómo? Con un slogan que lo dice todo: "La enfermedad no es un paréntesis, es la propia vida". Que eso lo diga ella tiene un gran mérito, sobre todo porque demuestra que hay que seguir luchando, investigando, sobre todo investigando para conseguir erradicar el cáncer de nuestra sociedad. Conseguirlo es tarea de todos, también de las administraciones públicas, obligadas como están a poner entre sus prioridades la ayuda a esos científicos que dedican su vida a encontrar solución a nuestros males.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Lo que diga el Parlamento

por Pedro Calvo Hernando

Victoria Lafora

Burricie nacionalista

por Victoria Lafora

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies