Francisco, el Papa de los pobres.

Actualizado 15/03/2013 13:00:58 CET

MADRID, 15 Mar. (OTR/PRESS) -

La elección del argentino Jorge Bergoglio como representante de San Pedro en la tierra, ha sorprendido a la comunidad católica, y ha llenado de esperanza a muchos que siendo creyentes no se sienten identificados con los representantes de la Iglesia oficial, cuyos miembros parecen estar más interesados en la alta política que en solucionar los problemas de esos fieles que cada domingo acuden puntualmente a Misa, o invierten parte de su tiempo y de sus energías en recoger y repartir alimentos para dárselos a los más necesitados.

Dicen quienes conocen al jesuita argentino que se trata de un hombre culto, que ha dado suficientes muestras de humildad y preocupación por los más desfavorecidos, por todos aquellos a los que los poderes políticos y económicos ahogan desahuciándoles de sus casas, despidiéndoles de sus trabajos, rebajándoles las ayudas para que sus hijos puedan estudiar, el único trampolín que les ayudaría a salir de la miseria.

Problemas todos que el nuevo Papa conoce de primera mano, porque él sí se ha pateado las calles, ya que entre sus cometidos diarios allá en Buenos Aires era plantarle cara al poder de los Kirchner, que no dudaron en lanzar toda su artillería mediática contra él, temerosos como están de que las denuncias del Arzobispo sobre su enriquecimiento personal pudieran alertar a la población, poniendo fin así a una clase política que está más preocupada por lo que de ellos puedan decir los medios de comunicación, que de solucionar los problemas de una parte importante de su población.

La expectación que ha suscitado la elección del nuevo Papa es tan grande, que ojalá el cambio de timón que se vislumbra no sea un simple espejismo, y que el lujo y el boato de San Pedro no le impidan llevar a cabo la gran revolución que la Iglesia católica necesita. En muchos aspectos, no solo espirituales, también de índole practica, económica, sexual. Urge una política de transparencia frente al oscurantismo, que evitaría las muchas especulaciones que se hacen sobre aspectos que en nada favorecen al prestigio de la Iglesia. De igual manera que urge un diálogo más fluido con otras religiones, algo a lo que están muy acostumbrados los miembros de la Compañía de Jesús, sobre todo los que viven en América Latina donde fueron pioneros a la hora de defender los derechos y la cultura de los pueblos indígenas.

La Iglesia, en fin, necesita que alguien se comprometa a abrir las puertas y ventanas del Vaticano para que entre la luz del día, la voz de los fieles, y muy especialmente las demandas de esas mujeres que llevan siglos luchando por la igualdad de la mujer respecto al hombre en el seno de la Iglesia. Una asignatura pendiente que ningún Papa se ha atrevido a abordar con seriedad, habiendo como hay tantas que han entregado su vida a la Iglesia Católica.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

El "sindicato del procés"

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

El líder que no da llegado

por José Luis Gómez

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies