Michelle, la roca de Barack Obama

Actualizado 07/11/2008 1:00:37 CET

MADRID, 7 Nov. (OTR/PRESS) -

No siempre detrás de un hombre importante hay una mujer inteligente o suficientemente preparada, no. En ocasiones lo que hay es una mujer resignada a su suerte, sin las agallas suficientes para decir ¡hasta aquí hemos llegado, y ahí te quedas porque no te aguanto ni un día más!. Lo vemos a diario en las noticias de sucesos, en la calle, entre las amigas, de ahí que cuando una mujer brilla con luz propia, como es el caso de Michelle Obama, y de tantas y tantas otras como destacan en sus distintas profesiones y oficios, sintamos el orgullo de pertenecer a un género que pese a los inconvenientes y las trabas que se les han puesto a lo largo de los siglos, está logrando hacerse un hueco importante en la sociedad, independientemente del color de su piel o de sus orígenes.

Que un hombre tan carismático como Barack Obama reconozca públicamente que sin la fuerza, la ayuda, la solidez de su mujer, una roca sin la cual no hubiera llegado donde está, es como para ponerle en un altar. Bien es cierto que ella se merece eso y más, pues ha demostrado que es posible compatibilizar la vida personal con la profesional, ser esposa, madre de familia, y prestigiosa abogada.

De origen humilde -su padre padeció durante largos años una enfermedad degenerativa que finalmente le costó la vida- Michelle pudo estudiar en las dos Universidades más prestigiosas de los Estados Unidos -Princeton y Harvard-, gracias a las becas que le concedieron y a una gran fuerza de voluntad. Fue la primera en romper el techo de cristal que impedía a los negros estudiar una carrera en el santuario de los blancos más pudientes.

No sólo eso, cuando Barack la conoció, ella era la jefa y él un simple aspirante a político, muy volcado eso sí, con los más desfavorecidos, ambicioso, diferente, soñador... Fue ella la que durante años tuvo que trabajar duro para sacar a la familia adelante, hasta que él empezó a escribir y a ganar dinero. Una vida que nada tiene en común con la de Jacqueline Kennedy pues mientras Michelle ha tenido que sortear barreras que parecían infranqueables, Jackie vivió rodeada de lujo desde su más tierna infancia y hasta el momento de su muerte, lo que en modo alguno la inhabilita pues demostró tener una sensibilidad especial -al menos mientras vivió en la Casa Blanca-, para compatibilizar el mundo de su marido con el suyo propio.

Son tantas las esperanzas que ha concitado el nuevo presidente estadounidense en todo el mundo que espero fervientemente que su pilar, Michelle, sea una gran garantía para el éxito que todos necesitamos.

Rosa Villacastín.

OTR Press

Isaías Lafuente

Lógica aplastante

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Misioneros por el mundo

por Francisco Muro de Iscar

Julia Navarro

El arte de mentir

por Julia Navarro

Rafael Torres

Independencia F.C.

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies