Los conversos.

 

Los conversos.

Actualizado 12/05/2013 14:00:57 CET

MADRID, 12 May. (OTR/PRESS) -

Es realmente paradójico que los dos ministros que, a priori, parecían más alejados de la ultraderecha del PP, Gallardón y Wert, sean los autores de los dos proyectos de ley mas reaccionarios del Gobierno.

Como si no tuviera Rajoy suficiente deterioro en las encuestas, estos dos "leales colaboradores" han conseguido crear el cisma dentro de sus propias filas en su afán por demostrar que son más de derechas que nadie.

Gallardón llegó al Gobierno, tras una ardua batalla contra Esperanza Aguirre, con fama de despilfarrador, de mal gestor y con una ambición que no se molestaba en ocultar. Pero venía también acompañado de la simpatía de un sector de la izquierda que veía en el él una alternativa a la derecha dura del PP.

En el partido no le querían, no se fiaban, no era uno de los suyos. Le toleraban porque ganaba elecciones con esa postura centrista tan ambigua.

Conseguido su primer objetivo, que era llegar al Gobierno, el siguiente paso consiste en ganarse a los suyos y para ello necesita demostrar que defiende las esencias y que a ultramontano o le gana nadie.

Su proyecto de ley de reforma del aborto ha levantado de sus asientos a sus propios compañeros de filas y ha obligado al Gobierno a retrasar su presentación. La pretensión de que se prohíba interrumpir el embarazo de un feto con malformaciones, incluso gravísimas, provoca el rechazo de gente de orden como algunos diputados de su grupo.

En su afán por demostrar su pureza de sangre conservadora se ha pasado de frenada.

El otro "converso" es José Ignacio Wert. El sociólogo que impartía doctrina en los medios progresistas, con carnet de centrista moderado, fue ascendido a ministro de Educación y se cree en la obligación de demostrar cada día su fe de cristiano viejo.

Ha pergeñado un proyecto de reforma de la educación tan rancio, tan elitista y con un desprecio tan manifiesto por la enseñanza pública, que ha sacado a la calle a estudiantes, profesores y padres de familia desde la primaria hasta la universidad.

También en este caso el Ejecutivo ha tenido que echar el freno y no se ha atrevido a aprobar el anteproyecto en el Consejo de Ministros del viernes pasado.

Estos dos nuevos paladines de la derecha montaraz están contribuyendo, con su verborrea y sus planes de reforma/retroceso de derechos sociales, a abrir un nuevo frente de rechazo al Gobierno de Rajoy, que bastantes problemas tiene con no tener un plan para solucionar el drama de mas de seis millones de parados. Gobernar con mayoría absoluta es muy cómodo pero no sirve para imponer a una sociedad del siglo XXI un retroceso en derechos sociales y en libertades públicas. La soledad política y social es mala compañera.

Haría bien Mariano Rajoy en reconsiderar si a la ciudadanía, indignada con los recortes, el empobrecimiento y el aumento de la exclusión social, le queda paciencia para aguantar nuevas provocaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies