La estudiada indefinición de Ada Colau

Publicado 11/09/2017 8:00:12CET

MADRID, (OTR/PRESS)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha asestado un duro golpe a los promotores del referéndum del 1 de octubre al no permitir la utilización de los colegios municipales para colocar las urnas. Pero no lo ha hecho de forma firme e incontestable. Ha dejado la puerta abierta a un imposible: que la Generalitat le demuestre la existencia de una fórmula legal para sortear la sentencia del Constitucional. Dice no porque es ilegal, pero pretende que le busquen la fórmula legal que lo posibilite porque le gustaría que los ciudadanos se pudieran expresar en las urnas. Un, cuasi perfecto, brindis al sol.

Una semana antes, su mano derecha, Gerardo Pisarelo, instaba a los barceloneses a ir a votar, e incluso recomendaba un "sí crítico" a la independencia. El mismo Pisarelo que, con idéntica convicción, explicaba ayer que no se podía obligar a los funcionarios municipales a cometer una ilegalidad. ¿Es que hace una semana no sabían que la convocatoria era ilegal?

¿O ha sido la evidencia de que la inhabilitación es el destino de los cargos públicos que no respeten una Constitución que fue mayoritariamente votada en Cataluña?

Ada Colau, que es una mujer muy inteligente, ha jugado a la indefinición sobre su papel en el referéndum, incluso ha coqueteado con los impulsores defendiendo su necesidad. Pero, llegado el momento, ha pedido dictamen a los servicios jurídicos municipales, sabiendo cuál era la respuesta y, de paso, daba satisfacción a los sindicatos, preocupados por el eslabón más débil de la cadena: los funcionarios que debían abrir los centros.

La alcaldía es para Colau el primer escalón de una carrera política que tendrá, sin duda, un largo recorrido y cuyo siguiente paso puede ser la presidencia de la Generalitat. Hay pues una clara apuesta electoral en su decisión como, por otra parte, en todos los grupos políticos del Parlament de Cataluña. ¿O es que el victimismo y la obcecación de Junts pel Si no intenta atraer votantes para las próximas e inevitables elecciones autonómicas?

Frente a las bochornosas sesiones del Parlament de esta semana, con una oposición aplastada y sin derechos, que seguro hacen reflexionar a muchos catalanes sensatos (la intervención de alguien tan poco sospechoso de confraternizar con la derecha como el diputado del Cataluña Si Que Es Pot, Coscubiela, quien hizo el mejor alegato a favor de la democracia escuchado en años, fue un revulsivo) hace falta encontrar nuevos líderes capaces de reconducir hacia el diálogo el enfrentamiento actual.

Ada Colau va a ser un referente en esa nueva etapa que se abrirá a partir del dos de octubre. Hacen falta políticos que, respetando la legalidad de la democracia, busquen fórmulas de convivencia que nos permitan, en un mundo tan globalizado, unir y no separar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies