Manda huevos

Actualizado 16/08/2007 2:00:14 CET

MADRID, 16 Ago. (OTR/PRESS) -

La frase, de las que hacen historia, se la oyeron decir todos los diputados presentes en el hemiciclo al presidente del Congreso, Federico Trillo, que olvido cerrar el micrófono. No sabía el dirigente popular que, años después, se convertiría en la mejor forma de calificar las actuaciones de su hermano el abogado Mariano Trillo- Figueroa.

Este pintoresco letrado, que se presenta como defensor del delincuente conocido como "el solitario", va a ser investigado por el Colegio de Abogados para estudiar el alcance de sus acusaciones contra el ex presidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez-Ibarra.

Llevado de su ansia de protagonismo, en la rueda de prensa que según sus palabras "pago de su propio bolsillo", acusó a la Guardia Civil de la muerte en 1996 de un pastor en Zafra al que supuestamente confundieron con el atracador al que ahora defiende. No contento con esto añadió que Rodríguez-Ibarra estaba al tanto del suceso y lo había tapado.

Lo más grotesco de sus apariciones públicas (el martes volvía repetir el numerito a la puerta de la Audiencia Nacional) es que a estas horas no sabemos si, de verdad, representa al peligroso atracador o se lo ha inventado. En las escaleras del tribunal aseguró que acudía a personarse como letrado de "el solitario", pero más tarde se supo que había ido a realizar una gestión para otro cliente.

Siempre se ha tenido una cierta tolerancia frente a los abogados que, llevados de su afán de defender a su representado, hacen declaraciones exculpatorias que muchas veces rozan el surrealismo, cuando no el ridículo.

Pero lo que el Colegio de Abogados, e incluso la Fiscalía, no pueden consentir es que se viertan acusaciones tan graves contra la Guardia Civil o el presidente de una Comunidad Autónoma sin pruebas. Otra materia sería la reflexión sobre el papel que determinados letrados juegan en la labor de convertir en personajes de moda a indeseables. Con el atracador detenido en Portugal, al que se le encontró un verdadero arsenal en su casa, puede pasar como con "el Dioni". Un roba peras que un día dio el golpe de su vida y, pese a que la policía le pillo con el botín, todavía sigue viviendo del cuento al convertirse en un habitual de los programas basura de la televisión. El hermano del ex presidente del Congreso (seguramente es la oveja negra de la familia) pretende convencernos de que el buscado atracador de bancos es un justiciero social que robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Entre las declaraciones del abogado y las del delincuente pronto les vemos a ambos en un plató de estrellas mediáticas. ¡Manda huevos!

Victoria Lafora.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies