Ni de vacaciones

Actualizado 05/11/2006 1:00:26 CET

MADRID, 5 Nov. (OTR/PRESS) -

Con Carod Rovira no se puede ir ni de vacaciones porque tarde o temprano te la montará. Y mucho más ahora que se siente fortalecido frente un Montilla que, sin lugar a dudas, ha sido el peor tratado por las urnas. En la anterior legislatura Carod no dejó de exhibir la llave de la gobernabilidad ante un President que había ganado las elecciones en número de votos (sacaba ostentosamente del bolsillo y mostraba al público un llavín que sin duda era el de su casa, porque el no conduce). ¿Que no exhibirá ahora ante un President que ha perdido nada más y nada menos que 241.687 votos con respecto a las anteriores elecciones? Si Maragall le puso a Carod una corona de espinas, Carod le va a poner a Montilla una cruz, no les quepa la menor duda. Porque exigirá -y está en su derecho- ser 'conseller en cap' y desde ese puestazo tendrá que manejar la normativa del nuevo Estatut.

Es muy fuerte, ERC sale del Gobierno catalán precisamente por su postura negativa ante el Estatut y vuelve ahora a ese Gobierno para desarrollarlo. Vuelve, y es muy humano que así sea, con un cierto regusto de venganza. Y todo eso para formar un frente de progreso, "un entendimiento entre progresistas como opción estratégica" dice Miquel Iceta. ¿Dónde está realmente el progreso? Más bien parece que se está hablando de retroceso.

El tándem Maragall-Carod dilapidó tristemente, con su manera frívola y torpe de hacer política, el capital que una mayoría progresista de ciudadanos puso en sus manos y hoy una parte muy importante de esos ciudadanos les ha retirado su confianza porque los catalanes no son ni frívolos ni torpes. El resultado electoral (incluida la abstención) ha sido mucho más una respuesta a la anterior gestión -la de todos- que una respuesta a la campaña. Realmente Montilla lo tenía muy difícil. Por eso solo Joan Saura ha salido fortalecido de este envite dando muestras de un sentido común que a sus socios les faltó. Sentido común también sería dejar que gobernara CiU con pactos puntuales o formar el gobierno que -según las encuestas- ve más lógico la ciudadanía. Un 'socioconvergente' estable con el que dar desarrollo al un estatuto que se enfrenta a varios recursos de inconstitucionalidad. Mejor hacerlo junto a quien lo votó. Porque empeñarse en reconstruir un tripartito -y todo apunta a que por ahí van a ir los tiros- sólo será entendido como un aferrarse al poder y a la presidencia a costa de lo que sea. ¡Cuánto seduce ser President! Y tropezar por segunda vez con la misma piedra se convertiría en una autentica debacle para el PSC. ¿Y también para el PSOE? Pues puede que también; sobre todo para Rodríguez Zapatero.

Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies