A vueltas con los debates

 

A vueltas con los debates

Actualizado 03/02/2008 1:00:09 CET

MADRID, 3 Feb. (OTR/PRESS) -

A estas alturas de la precampaña, cuando los ciudadanos llevan aguantados un montón de mítines pesadísimos, los responsables de PSOE y PP siguen dándole vueltas a los esperados debates entre los dos líderes.

Lo inexplicable es que los expertos en estrategia electoral consideran que la fórmula de las campañas, tal y como se realiza en España, es antigua, desmotivadora, aburrida, y aleja a los jóvenes de la política. Que el sistema de la caravana electoral, con dos mítines diarios, buscando la frase ingeniosa a las nueve en punto de la noche, para que coincida con los informativos de televisión, no se sostiene. A los actos públicos con los candidatos van los convencidos, los entusiastas, a los que les da igual el mensaje. A los otros, a los que de verdad hay que convencer, o atraer, o seducir, no les llega más que una idea repetida cada día en una provincia diferente.

Aunque solo fuera por el interés que las primarias de Estados Unidos están despertando entre el personal, convendría que los partidos políticos se pararan a reflexionar si no es mucho más atractiva la fórmula de debates permanentes en televisión, que la alternativa hispana, que huele a rancio.

Los debates son una escuela de saber estar delante de las cámaras, de precisión en el lenguaje, de comunicación no verbal, e incluso de parlamentarismo para los novatos (como Pizarro). Les sirve para aprender a caminar por el arte de la dialéctica y a no aburrir al respetable.

Bueno, como decíamos, a estas alturas de la película los responsables de ambos partidos aún no se han puesto de acuerdo sobre donde se van a celebrar los encuentros del 24 de febrero y 3 de marzo entre Zapatero y Rajoy. El PSOE propuso que, al menos uno de los debates, se celebrara en Televisión Española, bajo el incuestionable argumento de que al ser un medio público ese es uno de sus cometidos. Pero el PP, que pactó el nombramiento de su máximo responsable, asegura ahora (como cada vez que no está en el poder) que TVE manipula a favor del PSOE y exige que sea en las privadas. Desde el PSOE se ofrece la alternativa de no discriminar a ningún canal y que la señal se trasmita por todas las cadenas.

De momento, parece que ninguno está dispuesto a ceder y sería el colmo que no se celebraran los únicos actos que van a dar vida a una campaña que, de seguir como hasta ahora, va a llevar a más votantes a la abstención. Precisamente el riesgo de que muchos electores indecisos no acudan a las urnas es la principal amenaza que pesa sobre la jornada del 9 de marzo y hay algunos que parecen no darse cuenta.

Victoria Lafora

OTR Press

Luis Del Val

100.000 votos diarios

por Luis Del Val

Antonio Casado

El PSOE, con el Gobierno

por Antonio Casado

Julia Navarro

Una noticia inquietante

por Julia Navarro

Cayetano González

Marear la perdiz

por Cayetano González

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies