El Centro Botín, buque insignia de las artes en la ciudad de Santander

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

El Centro Botín, buque insignia de las artes en la ciudad de Santander

Covadonga Ferreras
COVADONGA FERRERAS
Publicado 28/11/2016 10:43:41CET

Por Covadonga Ferreras Ubierna, MADRID, 28 Nov. (OTR/PRESS) -

En vista del avanzado estado de las obras en que se encuentra el Centro Botín, parece razonable pensar en una inminente inauguración.

El proyecto, de gran envergadura, ha sufrido importantes retrasos durante su ejecución, y por ello ha sido objeto de algunas críticas. Levanta pasiones encontradas entre los santanderinos; en primer lugar porque esperan con anhelo el fin del proceso de transformación que afecta al Muelle de Albareda, que comenzó en junio de 2012, y porque su estilo arquitectónico, sin duda vanguardista, es indefectiblemente controvertido para la opinión pública.

Desde mi punto de vista, con la implantación de esos fragmentos de casco de barco que "flotan" sobre la bahía apoyándose en pilares circulares de distintas secciones, el prestigioso arquitecto italiano Renzo Piano - que para este proyecto ha colaborado con su colega español Luis Vidal -, ha pretendido una inserción amable. La construcción se integra en el entorno respetando las vistas y circulaciones a nivel de calle.

Además, a Norte y Oeste se vincula con plazas exteriores, que no son sino una suerte de extensión de la propia edificación, y a las que se ha otorgado gran importancia en el proyecto.

Estricto en cuanto a la disposición del edificio siguiendo el eje Norte - Sur, el arquitecto configura una volumetría exterior flexible, que se adapta a las sinuosas formas de la costa.

La edificación se lee como un ente roto que - partido en dos fragmentos asimétricos - se vuelca sobre sí mismo, al tiempo que se abre hacia la ciudad y la bahía. Esta configuración obedece simultáneamente a una voluntad de establecer un diálogo entre las piezas, y a un deseo de distancia y diferenciación entre ellas; pero siempre considerando la belleza y condiciones del emplazamiento.

Los usos principales se elevan sobre los mencionados pilares, con lo que se dota de cierto empaque al conjunto, y se le concede el privilegio de disfrutar de unas vistas dirigidas y sin obstáculos hacia el mar.

Desde luego pertinente en Santander, cuya arquitectura tradicional local se caracteriza entre otros rasgos por contar con un espacio que expresamente mira hacia fuera, el edificio se convierte en sí mismo en un gran prismático, un "mirador"; posiblemente el mayor y mejor situado de la ciudad.

La ubicación de una terraza abierta y accesible en una de sus cubiertas, y sus laterales absolutamente ciegos subrayan ese objetivo de aprovechar y controlar las vistas. Por otro lado, sus vastos paños de vidrio hacia la bahía y hacia la ciudad, parecen querer propiciar una transparencia, una visión cruzada entre ambas - que aún a pesar de existir el edificio - las vincule y acerque. La construcción enmarca la ciudad por un lado, y el mar, por otro.

El programa se organiza estableciendo de base una marcada separación de usos. Mientras la construcción Este acoge Cultura y Educación - materializados en un Auditorio para 300 personas, 4 Salas de Seminarios y espacios de trabajo -, la Oeste - de tamaño notablemente mayor - se destina a albergar estancias vinculadas al Arte - la Sala de Exposiciones se extiende nada menos que hasta los 2.500 m2 -.

La pieza Este - aquella coronada con terraza en su cubierta - cuenta en planta baja con una plaza pública cubierta, y la Oeste - donde se configurará "El Muelle" del Centro Botín - se completa con Zonas de Estar, Restauración y Comerciales, e incluso con un Anfiteatro y una gran pantalla de cine al aire libre.

Con la materialización del edificio se incide nuevamente en el respeto por el entorno, a través de una buscada liviandad visual.

La estructura metálica de cerchas trianguladas que posibilita la creación de grandes espacios interiores diáfanos, sirve además de armazón para un peculiar revestimiento exterior.

Conformada por piezas cerámicas de aspecto nacarado y forma circular, la continua piel parece hacer alusión a unas sutiles escamas de pez de presencia etérea que reflejan la luz y suavizan el impacto de la imponente volumetría de la construcción. Lejos de acudir a materiales y recursos técnicos novedosos por una cuestión estética, la tecnología se pone al servicio de la arquitectura con el fin de adecuarla al hombre e integrarla con el entorno. Con estos materiales y recursos, Renzo Piano vuelve a hacer uso de una solución tecnológica moderada, acorde a una línea de pensamiento que defiende invariablemente el empleo controlado de unos sistemas técnicos, cuyo fin es procurar el confort del hombre en el contexto arquitectónico.

Covadonga Ferreras Ubierna es Arquitecto y Doctora Arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid. Desde hace 8 años ejerce como arquitecto por cuenta propia.

http://ferrerasarquitectura.wixsite.com/ferrerasarquitectura

OTR Press

Antonio Casado

Artes escénicas

por Antonio Casado

Fernando Jáuregui

Man of the Year

por Fernando Jáuregui

Isaías Lafuente

Pisa

por Isaías Lafuente

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies