¿Qué retos tiene la UE para garantizar el liderazgo europeo en materia de emprendimiento y startups?

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

¿Qué retos tiene la UE para garantizar el liderazgo europeo en materia de emprendimiento y startups?

Alejandro Artacho
ALEJANDRO ARTACHO
Publicado 01/12/2016 15:41:49CET

Por Alejandro Artacho, CEO y fundador de Spotahome, MADRID, 1 Dic. (OTR/PRESS) -

Llevamos tiempo diciendo que es buen momento para emprender, desde el comienzo de la crisis hemos visto cómo muchas personas han querido ser los dueños de su tiempo y de su destino creando sus propios negocios. Muchos de estos fueron startups.

Como españoles vivimos dentro del marco de la Unión Europea, en la mayoría de los aspectos la UE se nos presenta como un lugar ideal, tolerante y progresista que mira hacia el futuro en pro de todos los europeos. Estamos en un espacio económico sin fronteras y con una moneda única, lo que facilita las operaciones entre los mercados europeos. Además Europa se ha establecido como una de las potencias en cuanto a la creación de startups, clave de la creación de empleo, del crecimiento y la innovación.

Pero este gran paraíso europeo está formado por 28 países donde todos comparten una legislación europea común pero, de puertas para adentro, en su territorio cada uno tiene sus propias leyes que acaban suponiendo trabas al crecimiento de las startups. Fue en EU Tech Day- un reciente encuentro de startups tecnológicas europeas pertenecientes al European Tech Alliance, en la que Spotahome estuvo presente- donde se ponía de manifiesto que los principales retos que nos encontramos a la hora de sacar hacia adelante una startup en la UE son las trabas de acceso al mercado, la necesidad de incrementar la protección al consumidor, la captación y retención del talento paneuropeo, la disparidad de impuestos entre los países miembros y una legislación que ha quedado obsoleta y no da respuesta a las nuevas necesidades y exigencias del mercado.

Es necesario dar solución a todas estas cuestiones a fin de dar un apoyo real a startups y emprendedores con el fin de impulsar el desarrollo de sectores tan al alza como el ecommerce, el fintech o la 'sharing economy'. Las cifras hablan por sí solas y ponen de manifiesto la urgencia con la que se deben tomar medidas si no queremos perder la gran oportunidad que se presenta ante nosotros.

Por ejemplo un estudio de la prestigiosa consultora Forrester afirma que Europa se va a convertir en el continente que tirará del mercado mundial del eCommerce en los próximos 4 años, alcanzando los 191 mil millones de euros en ventas en 2017- frente a los 113 mil millones actuales-, con España como el país que más crecerá de todo el continente. En el caso del fintech, el capital que mueve este sector actualmente experimenta crecimientos de tres dígitos y supera los 11.000 millones de euros. Ya son unas 120 compañías españolas dedicadas a fintech, muchas de las cuales captando importantes rondas de financiación internacionales. Por su parte, el estudio realizado por el Foro Europeo de Economía Colaborativa ponía de manifiesto que en la UE este tipo de plataformas obtuvieron unos ingresos brutos estimados de 28 mil millones de euros en 2015, igualmente con España ejerciendo de líder europeo con el 6% de la población ofreciendo productos o servicios en plataformas de este tipo, la cifra más alta de la UE y superior a la media de ésta (5%). Según los expertos, la economía colaborativa podría añadir entre 160-572 miles de millones de euros a la economía de la UE. Impresionante, ¿verdad?

Sin embargo, se ha demostrado la incapacidad de las instituciones para agilizar las reformas que permitan adaptar la legislación a la realidad del entorno. En el caso de nuestro país, por ejemplo, el foro de Buen Gobierno organizado por el IESE Business School y Atrevia revelaba que España podría liderar el mercado europeo de las startups digitales si tuviera una legislación más flexible que no pusiese trabas al emprendimiento. De hecho, los expertos aseguraban que la normativa española es "compleja" y está "sobrerregulada". Con las cifras vistas anteriormente nadie tendrá dudas sobre las consecuencias a nivel competitivo que tiene esto y el impacto en nuestra economía.

La Unión Europea no tiene fronteras físicas entre los países miembros pero, sin duda, sí tiene grandes muros burocráticos que es fundamental derribar para hacer a Europa -y por extensión a España- más fuerte, competitiva e innovadora. Hemos demostrado que en cuanto a talento y creación de modelos disruptivos, estamos a la altura. Sólo necesitamos unas instituciones que lo respalden.

OTR Press

Carlos Carnicero

Cuba después de Fidel.

por Carlos Carnicero

Francisco Muro de Iscar

Sociedades fracturadas

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Oposición o postureo

por Victoria Lafora

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies