"Diferentes perspectivas a cada lado del Atlántico"

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Tribuna

"Diferentes perspectivas a cada lado del Atlántico"

Daniel Alvarez, manager institucional de X Open Hub con sede en Londres
X OPEN HUB
Publicado 18/11/2016 16:43:01CET

MADRID, 18 Nov. (OTR/PRESS) - , por Daniel Álvarez

Semana de optimismo la que hemos vivido en mercados tras la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, sobre todo al otro lado del Atlántico. Si bien es cierto que no asumirá el cargo hasta el 20 de enero, el mercado está muy pendiente de sus primeros movimientos y la interpretación de sus gestos, de momento, ha sido clara: se presume una gran diferencia entre el "Trump candidato", mordaz y provocador, y el "Trump presidente", que parece moderado y partidario de medidas económicas presumiblemente expansivas para su país, entre las que destaca la bajada generalizada de impuestos.*

De momento, tenemos a los principales índices americanos en zona de máximos históricos, siendo el Russell 2000 (índice que recoge medianas y pequeñas empresas) el más beneficiado del resultado electoral. Hoy viernes hemos conocido, además, que el Presidente de la Reserva Federal de St Louis, James Bullard, admite que la Fed se está planteando seriamente la posibilidad de subir tipos en diciembre, decisión que cada día parece más probable, teniendo en cuenta las expectativas de un repunte de la inflación que manejan en Estados Unidos, cada vez más cerca del objetivo del 2%. Los buenos datos de empleo refuerzan esta tesis, de modo que el panorama de medio plazo para Estados Unidos parece, al menos desde un punto de vista estrictamente económico, prometedor.

Todo lo contrario vemos a este lado del Atlántico, donde persisten los problemas, que dan momentáneamente una tregua al Reino Unido, después de que los últimos datos macro y la excelente salud de su mercado laboral afianzaran las posiciones de los inversores más optimistas con respecto a la consecución de una salida amable de la Unión Europea, y se centran en la propia Europa, con un euro muy debilitado en sus principales cruces. Efectivamente, parece inevitable que, en el corto plazo, nos vayamos a la paridad en el cruce eurodólar, habida cuenta de las diferentes políticas monetarias de los Bancos Centrales de cada área que, sin duda, fortalecerán una apreciación del dólar.*

Y es que hoy el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha vuelto a advertir que los programas cuantitativos van a persistir, en vista de que aún no está la economía europea como para permitirse un giro en estas políticas. En menos de un mes tendremos el referéndum italiano, que promete generar incertidumbre en una economía cuyos bancos están muy castigados. Pero las medidas de los gobiernos de la Eurozona siguen siendo claramente insuficientes para poder generar crecimiento por sí mismas, y dependen de las políticas acomodaticias del BCE. Por duro que resulte, hay que recortar más y seguir profundizando en las reformas, porque la alternativa es seguir endeudándose, y en mercados sabemos por experiencia que toda burbuja se acaba pinchando.

Cuando hablo con colegas de la Europa Continental, siempre tengo la sensación de que no acaban de calibrar el peligro de la burbuja de deuda que está generando el BCE en los últimos años. Indudablemente, estos esfuerzos monetarios -tipos bajos, compra de bonos- nos dan una falsa sensación de normalidad, con las bolsas estables y los datos macro mejorando muy lentamente, aunque sin crear ni un atisbo de inflación. Sin embargo, nuestros ahorros en el banco no rentan. Los propios bancos tienen más difícil que nunca ganar dinero. Y las deudas nacionales sobre el PIB de la mayoría de las economías europeas no hacen más que crecer.*

Así que no creo pecar de pesimista si digo que, o mucho cambian las cosas, o nos encaminamos a una Europa "a la japonesa", con deflación permanente y una deuda gigantesca que cargar a nuestros hijos y nietos, con la consiguiente subida de impuestos y recorte de servicios básicos, como las pensiones. Pero claro, en Europa no contamos con la capacidad de ahorro de los hogares nipones, ni con su razonable estabilidad política. Quiero pensar que aún estamos a tiempo para darle la vuelta a la situación, pero creo que convendría que los líderes regionales se reunieran con urgencia para tratar el problema de la burbuja de deuda porque, en el largo plazo, es, desde mi punto de vista, la mayor amenaza que afrontamos.

Daniel Alvarez, manager institucional de X Open Hub con sede en Londres

OTR Press

Andrés Aberasturi

A Fernando Blanco, padre de Nadia

por Andrés Aberasturi

Fermín Bocos

Dos jueces

por Fermín Bocos

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies