Dos años de prisión para un adolescente británico por acceder a información secreta de funcionarios estadounidenses

Teclado de ordenador
UNSPLASH/CC/RISHI DEEP - Archivo
Publicado 23/04/2018 16:28:10CET

   MADRID, 23 Abr. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Kane Gamble, un joven británico de 18 años, ha sido condenado a dos años de prisión por acceder a informes secretos relacionados con operaciones de inteligencia de Estados Unidos en Afganistán e Irán.

   Gamble, fundador de Crackas With Attitude, un grupo de 'hackers' adolescentes, admitió haber accedido a información del exjefe de la CIA, John Brennan, y el subdirector del FBI, Mark Giuliano, desde su ordenador personal en Leicestershire, Reino Unido, como recoge The Guardian.

    El pirata informático accedió entre junio de 2015 y febrero de 2016 a los correos electrónicos de Brennan y Giuliano y a sus teléfonos para obtener documentos confidenciales sobre operaciones militares y de inteligencia en Irak y Afganistán.

   El juez Haddon-Cave le ha condenado a dos años de prisión, ya que Kane incluso llegó a fanfarronear de sus delitos, diciendo que era "el mayor 'hackeo' de la historia". Haddon-Cave declaró que los hechos cometidos fueron una campaña "extremadamente desagradable de ciberterrorismo", y añadió que las víctimas se habían sentido "seriamente violadas".

   El cibercriminal suplantó la identidad de sus víctimas y engañó a Comcast y Verizon, compañías de telecomunicaciones, para obtener sus datos personales. Gamble llegó incluso a burlarse del secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Jeh Johnson, mediante un mensaje mostrado en el televisor de su hogar que rezaba "Te tengo" y acosando a su mujer con mensajes de voz.

   Gamble filtró toda la información que había recopilado en diferentes webs, entre las que se incluye WikiLeaks, como menciona el medio citado. Cuando ocurrieron los hecho, el joven tenía 15 y 16 años.

    Su abogado, William Harbage, declaró que el joven había tenido una "respuesta ingenua a aquello que leyó en los chats 'online'". Harbage defendió que con su comportamiento "ingenua, inmadura e infantil", Gamble quería "hacer algo", que podría "cambiar la política de Estados Unidos como resultado de lo que hacía desde su habitación".

Contador