Este dispensador de relatos suministra textos cortos para amenizar las esperas

Contador
Actualizado 05/02/2018 15:01:04 CET
382558.1.500.286.20180204125942
Vídeo de la noticia
Dispensador

   MADRID, 4 Feb. (EDIZIONES/Portaltic) -

   La editorial francesa Short Edition ha desarrollado un particular dispositivo: un dispensador de relatos, bautizado como Distribuidor de Historias Cortas, que imprime poemas, cuentos y relatos cortos de forma aleatoria y con la forma de pergamino para amenizar esperas en edificios públicos.

   El dispositivo, que no utiliza pantallas y funciona de manera totalmente analógica, incorpora un rollo de papel en su interior, similar al de las máquinas en edificios públicos como hospitales, en el que se imprimen relatos cortos de uno, tres o cinco minutos de tiempo de lectura.

   Este dispensador, de aproximadamente un metro y veinte centímetros de altura, suministra relatos cortos aleatoriamente cuando el usuario acciona alguno de los tres botones situados en su parte superior, que hacen referencia a si se trata de un relato de uno, tres o cinco minutos.

   Los textos cortos proceden de los autores que publican de manera tradicional sus relatos cortos en la editorial gala, que dispone en su página web de un catálogo de 9.000 escritores distintos, entre los que se incluyen autores clásicos, de los que se han leído un total de 19 millones de obras.

   Los aparatos de Short Edition permiten monitorizar la actividad de cada uno de los dispensadores, mostrando estadísticas con datos como el uso de papel. La iniciativa permite personalizar el papel, añadiendo logos de otras empresas.

   Short Edition, que ha creado el dispositivo con el objetivo de entretener a las personas durante tiempos de espera, ha instalado un total de cien de sus dispensadores en distintos lugares de Francia, como institutos, aeropuertos, estaciones de tren, comercios o exposiciones en museos, como puede verse en el mapa que ofrece la editorial en su página web.

   

   El dispensador de Short Edition también se ha instalado en otros lugares del mundo, como Estados Unidos, donde uno de los aparatos se ha colocado en el Café Zoetrope de San Francisco, propiedad del director de cine y autor de la saga El Padrino Francis Ford Coppola.