Un 48% de las empresas españolas ha perdido una unidad USB en el entorno laboral, según Kingston

Unidad USB Kingston
KINGSTON
Publicado 07/02/2018 13:11:35CET

   MADRID, 7 Feb. (Portaltic/EP) -

   Un 48% de las empresas españolas ha perdido una unidad USB en el entorno laboral, según datos del fabricante de soluciones de almacenamiento Kingston. A las puertas de la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), el próximo 25 de mayo, la compañía ha apostado por el cifrado de datos por 'hardware' como solución eficaz y sencilla.

   Kingston ha asegurado a través de un comunicado que a poco más de tres meses de la aplicación definitiva del reglamento GDPR, son muchas las dudas que existen en torno a la nueva normativa, y "muchas" empresas todavía no han adaptado sus estructuras al cumplimiento de la misma.

   El desarrollador de Negocio de Kingston en España, Pedro González, ha explicado que este reglamento impondrá "cambios radicales" para las empresas, por lo que estas deben optimizar "todos sus recursos" para proteger la información que poseen. La compañía ha explicado que, más allá de grandes cambios estructurales, en muchas ocasiones "se infravaloran" algunos elementos que forman parte de la estrategia de seguridad "por considerarlos riesgos menores".

   En ese sentido, Kingston ha recomendado a las organizaciones que aborden "mejor" los problemas de seguridad que conllevan los datos portátiles, sobre todo en lo relativo al uso de dispositivos USB. Un estudio reciente de la compañía ha revelado que casi un 50% de las personas se ha encontrado alguna vez una unidad USB, un dato que se suma al 48% de las empresas españolas que ha perdido algún dispositivo que contenía información sobre estas.

   Además, alrededor del 30% de los empleados almacenan información sensible en unidades USB, según este estudio. Este hecho, unido a que el 94% de las memorias USB no usan cifrado por 'hardware', facilita la sustracción de datos, según Kingston. El fabricante ha comentado que el GDPR "no impone qué tecnologías deben utilizarse para proteger los datos personales", pero ha apostado por el cifrado de datos basado en 'hardware' "como una solución óptima en términos de seguridad, muy fácil de utilizar y sencilla de implantar".

   Kingston ha recordado que en su catálogo de productos figura el IronKey S1000, que ofrece la seguridad de los datos empresariales con cifrado AES basado en 'hardware' de 256 bits en modo XTS. La línea IronKey de la compañía también está compuesta por soluciones con homologación FIPS 140-2 Nivel 3, que cumplen con los requisitos normativos e integran funciones como una configuración o borrado remoto de contraseñas.

   Pedro González ha asegurado que, contrariamente a lo que pueda parecer, el cifrado de datos por 'hardware' "no es una solución de gran complejidad técnica". Los usuarios, ha añadido, únicamente entran en contacto con el cifrado a la hora de insertar una unidad en un ordenador y teclear la contraseña, "por lo que no requiere de conocimientos técnicos previos ni específicos".