Desarrollan un sensor flexible para robots y prótesis capaz de imitar la sensibilidad de la piel humana

Actualizado 18/10/2017 15:07:23 CET
Piel robot prótesis piel humana
UNIVERSIDAD DE WASHINGTON

   MADRID, 18 Oct. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Investigadores de la Universidad de Washington y la Universidad de California han desarrollado un sensor flexible diseñado para ser implantado en robots y prótesis robóticas. Con la implantación del nuevo sensor, estas máquinas podrán ser capaces de imitar el funcionamiento y sensibilidad de la piel humana.

   El objetivo principal con la creación de esta piel artificial es mejorar el funcionamiento de los robots y prótesis a la hora de agarrar y manipular objetos. Según destaca el comunicado de la universidad, el sensor imita la forma en la que un dedo humano experimenta la tensión y la comprensión a medida que se va deslizando sobre una superficie, además de reconocer varias texturas y recoger información sobre la vibración o la fuerza de presión.

   La piel artificial con el sensor obtiene todos estos datos con una "precisión y sensibilidad similar a la piel humana", tal y como aseguran los investigadores. Gracias a ello, los robots en los que se implante el sensor podrían hacer sus tareas de forma más delicada, ya sea desde desactivar bombas hasta realizar cirugías.

   La diferencia de esta piel artificial con los sensores táctiles tradicionales es que los clásicos solo funcionan con una de estas tres modalidades de sensibilidad: fuerzas normales, fuerza de corte y vibraciones, "mientras que el nuevo prototipo incorpora las tres modalidades a la vez", señala Veronica Santos, profesora de la Universidad de California y una de las autoras del proyecto.

   Este sensor elástico está hecho de la misma goma que se usa en las gafas de natación, tal y como afirma el comunicado de la Universidad de Washington. La goma contiene varios cables que ocupan la mitad del ancho de un cabello humano por los que discurre un metal líquido conductor de la electricidad.

   Cuando un robot o una prótesis con este sensor pasa su dedo sobre una superficie, estos cables se estiran en uno de los lados del lugar que ocupa la uña en el dedo y se comprimen en el otro, imitando el funcionamiento de un dedo humano. Este proceso cambia el flujo de electricidad que pasa por los cables, y gracias a ello el sensor es capaz de medir la fuerza de presión y la vibración.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies