El transporte del futuro: de París a Ámsterdam en 30 minutos

Actualizado 21/09/2017 16:37:05 CET
Sistema Hyperloop de HTT
HTT

   MADRID, 21 Sep. (EDIZIONES/Portaltic) -

¿Qué daríamos por viajar sin perder apenas tiempo? ¿Qué daríamos por estar en cualquier ciudad del mundo en un abrir y cerrar de ojos? Si bien el teletransporte sigue estando a años luz, sí hay compañías que prometen acabar con los tediosos viajes de horas y horas.

Los vehículos del futuro prometen alcanzar velocidades nunca vistas hasta ahora y, consecuentemente, hacernos la vida más cómoda. En Portaltic os presentamos algunas ideas interesantes. Futuristas, sí, pero muy interesantes y, según sus creadores, más que posibles en un futuro cercano.

HYPERLOOP: 500KM EN 30 MINUTOS

Para Elon Musk, uno de los innovadores más activos en Silicon Valley, en 20 años los coches autónomos -vehículos sin conductor- predominarán en las carreteras de todo el mundo. Asegura el CEO de Tesla y de Space X que en 2037 “circular en un coche no autónomo será como tener un caballo hoy en día”. Es decir, será poco habitual y poco eficiente.

Pero Musk no se queda en el desarrollo del coche autónomo. Prepara un vehículo mucho más futurista: Hyperloop. Se trata de un medio de transporte de alta velocidad por medio de cápsulas que viajan dentro de un tubo de acero. Estas cápsulas serían capaces de alcanzar los 1.200 kilómetros por hora en túneles presurizados para transportar tanto personas como mercancías. Con estas velocidades podríamos viajar, por ejemplo, de Ámsterdam a París en sólo 30 minutos.

Son varias las compañías que están compitiendo hoy en día por ser las primeras en hacer realidad el medio de transporte ideado por Elon Musk. Hyperloop One es una de ellas y una de las que va más avanzada. Ya ha realizado 'con éxito' la primera prueba en vacío de este sistema de propulsión. Se llevó a cabo el pasado mes de mayo en el desierto estadounidense de Nevada. Han conseguido que una de estas cápsulas "vuele" durante 5,3 segundos a 113 kilómetros por hora.

Otra compañía que también ha entrado con fuerza en la carrera por desarrollar e implantar el sistema Hyperloop es Hyperloop Transportation Technologies (HTT), que fabrica la cápsula de pasajeros, y que tiene planes, por ejemplo, unir Bratislava (Eslovaquia) con Budapest (Hungría) en 10 minutos o con Viena (Austria), en ocho.

ET3: UN VIAJE ESPACIAL EN LA TIERRA

En esta lucha por suceder al tren y viajar a una velocidad hasta ahora solo posible en las películas de ciencia ficción, hay varios competidores. Uno de los que le pisa los talones a Hyperloop es ET3, que promete un “viaje espacial en la Tierra". De hacerse realidad, sería además un viaje sostenible. El creador de ET3, Daryl Oster, se compromete a que sea un vehículo eléctrico, silencioso, de bajo costo, seguro y más rápido que los jets.

Su modelo de transporte también está basado en tubos y cápsulas del tamaño de un coche y proporciona una eficiencia de transporte por kilovatio 50 veces superior a coches eléctricos o trenes. En un primer momento, la velocidad de las cápsulas sería de 600 kilómetros por hora, pero en el futuro llegaría a 6.500 kilómetros por hora. Por el momento, inimaginable.

A diferencia de la conexión más local que ofrecería Hyperloop, ET3 permitiría trayectos de larga distancia. Por ejemplo, se podría ir de Cincinnati (Estados Unidos) al Taj Mahal (La India) en menos de tres horas. ¿El precio? 50 dólares el billete.

AUTOPISTAS PARA PEATONES

En 2050 -y no queda tanto-, dos tercios de la población mundial vivirán en ciudades, según la Organización Mundial de la Salud. Más masificadas, con más vehículos y más personas, las urbes afrontan grandes retos: la sostenibilidad, la lucha contra la contaminación, la propia convivencia entre vehículos y peatones, etc.

El proyecto que presenta el grupo de innovación de Thyssenkrupp aporta una interesante alternativa. Se trata de Accel, una autopista para peatones. El objetivo es mover a las personas de una forma más eficiente por las ciudades. Se trata de una solución pensada especialmente para interconectar las terminales de los aeropuertos o las estaciones de metros.

De acuerdo con Thyssenkrupp, ayudaría a descongestionar el tráfico y mejoraría el acceso a las estaciones de las personas, al mismo tiempo que atraería hasta un 30% más de pasajeros. En terminales de aeropuertos, explican, se reducirían los tiempos de conexión entre puertas en un 70%. El aeropuerto de Toronto es uno de los pioneros en probar esta tecnología.

Accel utiliza un sistema de peldaños o paletas extensibles y cada una de ellas está equipada por un imán impulsado por motores lineales. Paleta y pasamanos funcionan en sincronía, es decir, el pasamanos va a la misma velocidad que la paleta.

VOLAR POR ENCIMA DE LOS ATASCOS TENDRÁ QUE ESPERAR

¿Os acordáis de la promesa del tranvía chino que circularía por encima de los atascos y transportaría hasta a 1.400 pasajeros? Pues no está cerca de hacerse realidad. Todo lo contario. El Transit Elevate Bus, un prototipo de autobús con forma de túnel que circularía sobre unos carriles elevados permitiendo circular a los coches por debajo, ha resultado ser un fiasco.

La compañía detrás del TEB está siendo investigada por fraude. Ha abandonado hasta sus oficinas y del dinero invertido en el proyecto nadie ha dado cuenta. El prototipo de tranvía solo llegó a recorrer la ciudad de Quinhuangdao y lleva parado desde agosto de 2016. Es solo un ejemplo que nos pone los pies en la tierra y que no viene a advertir de que hasta que no veamos estos proyectos en marcha, funcionando, no nos podemos creer todas las promesas futuristas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies