UFC 3, un simulador deportivo que destaca por la variedad de licencias de luchadores

Actualizado 19/02/2018 17:02:20 CET
UFC 3
EA SPORTS

MADRID, 17 Feb. (EDIZIONES/Portaltic) -

Casos como el de la saga futbolística FIFA suponen un claro ejemplo de que los videojuegos deportivos pueden alcanzar el éxito a través de la simulación. Con la aspiración de replicar este hito en una disciplina como las artes marciales mixtas, el estudio EA Sports lanzó el pasado 2 de febrero UFC 3, la tercera entrega de la serie de lucha.

EA Sports, estudio canadiense también responsable de FIFA, ha apostado por continuar con la serie de UFC con el lanzamiento de un tercer título que aprovecha el tirón de una figura de masas como es Conor McGregor. Imagen de la portada, el irlandés es tan omnipresente en UFC 3 que el videojuego explica sus controles en un combate obligatorio con este luchador.

No obstante, no es todo McGregor en UFC 3. El título de artes marciales mixtas destaca en esta edición especialmente por su acuerdo con la empresa Ultimate Fighting Championship (UFC). Gracias a ello, se incluye una enorme cantidad de luchadores entre los que se incluyen estrellas como Demetrious Johnson, Chad Mendes, Anderson Silva y Joanna Jedrzejczyk.

Las licencias de la UFC se perfilan así como uno de los mayores atractivos de UFC 3, con centenares de luchadores pertenecientes a las principales categorías, desde el peso mosca hasta el peso pesado en la variedad masculina. En las categorías femeninas, el catálogo es de varias docenas de luchadoras, y aunque es también amplio resulta más reducido que el de sus compañeros hombres.

UN SIMULADOR FIEL AUNQUE POCO PERSONALIZADO

La mecánica de juego de UFC 3 apuesta por la simulación, como no podría ser de otra manera en un videojuego de EA Sports, mediante la tecnología Real Player Motion Tech. El título permite ejecutar los principales movimientos de la disciplina como ganchos y 'uppercuts', con unos controles elaborados pero accesibles en su curva de aprendizaje.

UFC 3 le otorga un gran protagonismo al combate desde el suelo, con una amplia variedad de agarres, golpes desde las distintas posiciones y sobre todo transiciones. El juego apuesta así por la fidelidad de la simulación, dirigiéndose al nicho de seguidores de las artes marciales mixtas, y evita caer en mecánicas con mayor importancia del juego en pie que se alejen del realismo.

   

Además del combate, la recreación de la atmósfera de la competición es completa; incluye las presentaciones de los luchadores antes de entrar al octágono y otros aspectos como los bailes típicos de cada luchador cuando vence una lucha o cuando entra en la plataforma. El videojuego tampoco ahorra en detalles como la sangre y las magulladuras de los luchadores tras recibir varios golpes.

A pesar del gran esfuerzo en simulación, UFC 3 carece de algunos detalles que podrían haber mejorado la reproducción de los combates de artes marciales mixtas, como la personalización de la técnica de cada luchador. Los movimientos, si bien realistas, no ofrecen grandes diferencias técnicas entre luchadores, una oportunidad que EA Sports deja escapar.

GRÁFICOS QUE NO ESTÁN AL NIVEL DE LA SIMULACIÓN

Mención aparte merece el apartado gráfico del videojuego, que en este caso no está a la altura de la fidelidad del estilo de combate. Las animaciones de los rostros de los luchadores resultan inexpresivas con frecuencia, y las texturas de los cuerpos tampoco destacan por su realismo.

UFC 3 hace gala de un uso extremo de los desenfoques, con los luchadores en foco y el escenario difuminado. Aunque se logra concentrar la atención en el octágono, este detalle se utiliza para ocultar un público en el que no se ha trabajado en el aspecto gráfico, aunque sí está muy presente en el sonido y resulta convincente.

MODOS DE JUEGO: CARRERA Y ULTIMATE TEAM

El título de lucha conserva sus principales modos de juego, como torneos de hasta dos jugadores y las partidas del modo 'online', destacando especialmente el modo carrera. Esta modalidad mantiene la personalización, el sistema de progresión clásico basado en bonificaciones por combates y otros aspectos como entrenamientos, recuperaciones y el aprendizaje de nuevos movimientos.

El modo carrera incluye también características totalmente ajenas al deporte como los eventos de promoción, importantes para el desarrollo del luchador, y la notoriedad del personaje en las redes sociales, tanto en número de seguidores como en mensajes de los 'fans' tras cada combate. Estos aspectos otorgan variedad al juego pero también pueden adquirir excesivo protagonismo y resultar superfluos y una molestia.

Al igual que FIFA, UFC 3 mantiene un modo que hizo su entrada en UFC 2 como es Ultimate Team. Este modo permite comprar 'packs' de cartas a través de monedas que se consiguen en el juego o con dinero real. En estos paquetes se incluyen luchadores divididos en el sistema de oro, plata y bronce, así como movimientos y equipaciones, que se pueden usar durante un número limitado de combates en línea.

UFC 3 dispone de otros contenidos de pago además de sus 'packs' Ultimate Team, permitiendo comprar a Bruce Lee para utilizarlo como luchador, por un precio de 2 euros por categoría y de 6 euros en el 'pack' completo. Resulta poco justificable que, siendo Lee el único personaje especial, EA haya decidido incluirlo como contenido de pago.

UN JUEGO DE NICHO

Con una elección musical muy extensa de canciones de estilos urbanos, fundamentalmente rap, UFC 3 es, en definitiva, un videojuego de nicho que aspira a satisfacer a los aficionados de las artes marciales mixtas con su amplia variedad de luchadores. Pero, ante todo, es un título en el que EA Sports pone más énfasis que nunca en las mecánicas, dando testimonio de cómo a través de ellas cualquier 'gamer' y seguidor puede revivir la complejidad de un deporte solo con una consola y un mando.