CERMI aplaude que no se desahucie a discapacitados de más del 33%

Stop Desahucios
EUROPA PRESS
Actualizado 20/05/2013 21:08:53 CET

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El Comité El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha aplaudido que la Ley anti-desahucios recoja medidas como la suspensión de los desalojos a las personas en situación de especial vulnerabilidad, como son las familias con miembros con discapacidad superior al 33 por ciento; en situación de dependencia o enfermedad, que le incapacite acreditadamente, de forma permanente, para realizar una actividad laboral.

El CERMI, a través de su 'Informe sobre los contenidos de la discapacidad de la Ley de Medidas para reforzar la protección de los deudores hipotecarios, reestructuración de la deuda y alquiler social', ha explicado que esta decisión "afectará a la unidad familiar en la que convivan, en la misma vivienda, una o más personas que estén unidas con el titular de la hipoteca por vínculo de parentesco, hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad".

Por otro lado, el documento revela que la ley anti-desahucios propone también "incrementar el umbral de ingresos que se tendrán en cuenta para que opere la suspensión de los desalojos, estableciendo que los ingresos de las familias que se acojan a esa suspensión no podrán superar el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples".

En este sentido, el Comité ha señalado que el límite se incrementará cuatro veces el Indicador en los supuestos de familias con personas con discapacidad, en situación de dependencia o enfermedad grave, que les incapacite para trabajar. Asimismo, ha señalado que se podrá aumentar cinco veces el Indicador en el caso de que el ejecutado sea una personas con parálisis cerebral; con enfermedad mental; con discapacidad intelectual, con un grado igual o superior al 33 por ciento; o con discapacidad física o sensorial, con un grado reconocido igual o superior al 65 por ciento.

Por otro lado, el texto expone que "la principal mejora" es incluir a las personas con discapacidad igual o superior al 33 por ciento --así como al grado moderado de dependencia-- entre los beneficiarios de la hipoteca inversa, que hasta ahora sólo beneficiaba a las personas de edad igual o superior a los 65 años o con dependencia severa o gran dependencia, según ha informado el CERMI.