La OCU rechaza la propuesta de Directiva de Derechos de Autor, pendiente de ser aprobada en el Parlamento Europeo

Publicado 16/05/2018 18:18:37CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha rechazado este miércoles 16 de mayo la propuesta de la Directiva de Derechos de Autor, que está pendiente de ser aprobada en el Parlamento Europeo, porque "plantea medidas impracticables, además de sobrerregular y vigilar los contenidos audiovisuales de los usuarios".

Según ha indicado la organización, esta propuesta debería perseguir "un equilibrio entre los derechos y los intereses de los autores y los de los consumidores y usuarios". Sin embargo, cree que algunos de sus artículos "plantean medidas que, además de ser impracticables, consagran los derechos de autor por encima de otros derechos de los consumidores", como el de privacidad o el de opinión, entre otros.

En este sentido, la OCU cree que estas medidas "alejan" a los consumidores del Mercado Único Digital, que "pretende aprovechar las oportunidades de la tecnología, para imponer obligaciones y limitaciones que suponen una amenaza para la libertad de expresión y el derecho de acceso a la información de los usuarios".

Se muestra "especialmente preocupada" por aspectos, que se ponen de manifiesto en el considerando 38 y el artículo 13 de la propuesta. Así, sobre la obligación de control previo de contenido, cree que esta medida convertiría a las plataformas --proveedores de servicios de internet y empresas privadas en su mayoría-- "en máquinas de filtrado y censura o en licenciatarios de propiedad intelectual".

De este modo y en relación con lo anterior, la OCU considera que se pondría en peligro la protección efectiva de dos derechos fundamentales en la UE: la libertad de expresión y el acceso a la información y a la cultura.

Por otro lado, considera que los mecanismos de salvaguardia y reparación propuestos por el artículo 13, apartado 2, son "insuficientes para garantizar la protección de los consumidores, ya que se basan en los términos y condiciones y en algoritmos de cada proveedor de servicios".

Según OCU, esto significa que las compañías privadas son las encargadas de establecer "unilateralmente qué es una infracción" y que las quejas de los consumidores "se traten dentro de las condiciones de sus propios términos de servicio y no de acuerdo con el Estado de Derecho".

"Los Estados miembro deberían velar por que los consumidores pueden beneficiarse del acceso a tribunales e indemnización judicial de daños y perjuicios de manera uniforme y ajustada a derecho", ha defendido.

Por otro lado, ha explicado que la propuesta obliga a considerar que, en caso de que un usuario comparta un contenido sujeto a derechos de autor, el responsable por realizar el acto de comunicación pública es la plataforma que ofrece soporte tecnológico, sin conocimiento de los contenidos.

A su juicio, "es tan grave la impunidad del verdadero autor del acto como la acusación a quien solo debe tener la obligación de retirarlo tras su conocimiento", y la exención de responsabilidad a usuarios ante conductas ilícitas "no beneficia en nada al consumidor en su conjunto, sino que lo desmotiva para informarse y actuar diligentemente".

Ante las "graves consecuencias" que estas medidas podrían suponer para los usuarios, OCU pide la eliminación del considerando 38 y del artículo 13 de las propuestas de Directiva de Derechos de Autor.

Finalmente, exige que se cumpla la Directiva de Comercio Electrónico que ha sido "eficaz en la delimitación de responsabilidades entre las partes, e interpretada por los tribunales con atención a las particularidades de cada caso, ponderando el derecho de autor con otros derechos como el de acceso a la información, el de privacidad, de opinión, de cita o de parodia, entre otros".

Contador