El 53% del profesorado considera "conveniente" mandar deberes frente a un 18% que se opone

 

El 53% del profesorado considera "conveniente" mandar deberes frente a un 18% que se opone

Imagen de archivo de un aula
GVAEDUCACIO
Publicado 07/07/2017 15:31:11CET

   MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El 53,5% de los profesores españoles considera conveniente mandar deberes extraescolares a sus alumnos para que estos adquieran el hábito de estudio necesario que favorezca su autonomía, según el III estudio sobre el uso de la tecnologías en el aula, elaborado por BlinkLearning en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

   Basado en una encuesta a 1.222 docentes de toda España, más de la mitad procedentes de centros públicos y de Secundaria, indica que quienes defienden las tareas en casa señalan que éstas sirven de entrenamiento y mejora de las competencias y contenidos.

   Sin embargo, los docentes contrarios a los deberes (18,5% de los encuestados) creen que estos suponen una "carga" cognitiva para el alumno y defienden que lo que este necesita es tiempo para asimilar lo que ha aprendido en el aula. Además, hay un 28% que no se muestra ni a favor ni en contra de esta práctica.

   La mayoría de los profesores que mandan tareas para casa a sus alumnos (54,6%) admite que lo ideal sería que estas fueran personalizadas y en función de las necesidades de los estudiantes, pero que esto es algo que "la vida escolar no lo permite", mientras que un 11% marca intencionadamente los mismos deberes para todos porque lo contrario le parece "injusto".

   "Los deberes deben ser un simple refuerzo en casa, que no dure más de un tiempo proporcional para su edad, para detectar posibles dificultades, conocer el temario y aprender hábitos de estudio en casa", afirma uno de los docentes encuestados. "No se trata de mandar deberes o no. Se trata de plantear actividades que refuercen el aprendizaje y que éste sea significativo", sostiene otro.

   Preguntados estos profesores por los principales déficits del sistema educativo, la comprensión lectora se sitúa en primera posición, seguido de la dificultad para contextualizar lo aprendido, la autonomía en el aprendizaje o la resolución de problemas, entre otros.

   Sobre las estrategias de enseñanza que aplican, el 79,4% se decanta por el aprendizaje cooperativo, el 50,3% el basado en proyectos y el 42,6% el trabajo por competencias. Las clases invertidas o 'flipped classroom', que en los últimos años han ganado terreno en el ámbito de la enseñanza, las aplica un 26,8%.

NO SE SIENTEN VALORADOS, PERO LES ENCANTA SU TRABAJO

   Este estudio refleja de nuevo que los profesores no se sienten suficientemente valorados. Lo opina el 54,4 de los encuestados frente al 3,8% que dice que percibe que su labor cuenta con la estima de la sociedad española. Asimismo, existe un 41% que dice que su profesión está valorada, pero no suficientemente.

   Pese a esta opinión generalizada sobre la valoración social, un 54,4% afirma que le encanta su trabajo y se siente muy motivado, mientras que un 42% señala que aunque le gusta su profesión, se siete desmotivado en algunos aspectos. Sólo el 1,7% admite que se lo toma como un trabajo más y que no lo hace por vocación.

   "Me encanta mi trabajo como profesor y el trato con los alumnos,

   me desmotiva el exceso de burocracia, que no incide en el aprendizaje, y la bajada general de niveles, que no permiten proponer determinados trabajos que impliquen mayor responsabilidad y mayor nivel de exigencia", afirma uno de los encuestados.

EL 70% USA A DIARIO LA TECNOLOGÍA

   La otra parte de la encuesta se centra en el uso de las tecnologías en el aula y, entre los resultados, destaca que el 70% la usa a diario y un 24% varias veces a la semana; en el 40% de las clases no cuenta con un dispositivo por alumno, y los más utilizados son los portátiles (60,6%) y las pizarras digitales (57,9%).

   Entre los principales retos para la implantación de la tecnología en el aula, se encuentra en primer lugar los problemas de conectividad, seguidos de la formación del profesorado, la falta de dispositivos o la falta de tiempo para ponerse al día.

   Preguntados por la utilización de tabletas como soporte de contenidos para aprender, la mayoría de los docentes (67,6%) coincide en que contribuye a mejorar el rendimiento en el estudio personal, mientras que un 25,7% advierte de que no aporta mucho más que el libro de texto. Asimismo, el 83% afirma que la relación entre la motivación de los alumnos y el uso de las tecnologías en el aula es alta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies