AI afirma que el uso de fuerza es el último recurso para garantizar el orden público y exige responsabilidades

Actualizado 21/02/2012 18:38:35 CET

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha recordado a las autoridades que el uso de la fuerza contra manifestantes es "una de las medidas más extremas que el Estado puede tomar" y, por lo tanto, "debe ser el último recurso para garantizar el orden público". Por ello, se ha dirigido al Ministerio del Interior y a la Delegación del Gobierno de Valencia para que realicen una investigación sobre la respuesta policial a las manifestaciones estudiantiles en Valencia.

Asimismo, la organización ha reclamado que se adopten medidas disciplinarias y penales si procediera. En este sentido, AI ha apuntado que "además de valorar la actuación policial y la exigencia de responsabilidad a los mandos policiales, los agentes también deben rendir cuentas a título individual y demostrando que la fuerza empleada fue necesaria y proporcionada".

La portavoz de la ONG, Virginia Álvarez, ha añadido que "el derecho a la reunión pacífica es un derecho reconocido en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos". En concreto, se ha referido al artículo 20 de los Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y las Armas de Fuego de Naciones Unidas, que invoca la necesidad de buscar una solución pacífica de conflictos, y usar técnicas de persuasión, negociación y mediación.

De la misma forma, la organización señala que la policía "debe contar con medios que le permitan resolver tensiones de forma pacífica y contar con un alto grado de formación sobre cómo evaluar una situación para reaccionar de la forma más proporcionada".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies