CGT ve "malsano" el nuevo sistema de bajas docentes de la Junta porque presupone que el profesorado falta "sin motivos"

 

CGT ve "malsano" el nuevo sistema de bajas docentes de la Junta porque presupone que el profesorado falta "sin motivos"

Actualizado 25/11/2009 19:13:26 CET

SEVILLA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El sindicato de enseñanza de la Confederación General del Trabajo (CGT) calificó hoy de "malsano" el nuevo sistema experimental para la cobertura de bajas docentes puesto en marcha hoy por la Consejería de Educación en 200 centros andaluces de Primaria y Secundaria porque éste presupone que el profesorado falta a su trabajo "sin motivos y de forma injustificada".

En declaraciones a Europa Press, el secretario de la sección Jurídica y de Comunicación de CGT Andalucía, Rafael Fenoy, indicó que dos de los supuestos que Educación recoge en el borrador de las instrucciones por las que se establecen, tanto el procedimiento experimental para la gestión de bajas como el ejercicio de la potestad disciplinaria de las personas titulares de la dirección, vienen a demostrar que la Junta presupone que, como las faltas del profesorado "no son justificadas, pues debe poner en marcha un sistema de control sobre los maestros para que los directores se conviertan en capataces bien mandados de la propia consejería".

Además, Fenoy se refirió a las instrucciones número cinco y seis del citado borrador como las que la Consejería de Educación utiliza para "reducir los recursos de los centros que atiendan las ausencias del profesorado y para gratificar a aquellos buenos centros donde el número de bajas es menor que en otros".

En concreto, las instrucciones número 5 y 6 del borrador, al que tuvo acceso Europa Press, dicen que "en el supuesto de que en un centro docente se agotaran las jornadas completas de profesorado sustituto disponibles antes de la finalización del curso escolar --jornadas que deberán gestionar desde hoy los directores de los centros donde se experimenta el sistema--, las ausencias del profesorado se atenderán con los propios recursos del centro" salvo cuando esto no sea posible, momento en el que el equipo directivo tendrá que solicitar a la Delegación Provincial correspondiente "la ampliación del número de jornadas disponibles, previa justificación de las causas por las que se ha producido el agotamiento".

Asimismo, la instrucción número seis del borrador dice que "en el supuesto de que en un centro docente existiera excedente de jornadas completas de profesorado sustituto a la finalización del curso escolar, la Administración educativa establecerá los mecanismos tendentes a compensar al referido centro".

Según CGT, la redacción de estos dos puntos por parte de la Consejería de Educación hacen "responsables a los docentes de sus propias enfermedades y castiga colectivamente a aquellos centros y familias donde el profesorado tenga más ausencia".

Por ello, Fenoy equiparó este sistema experimental al Plan de Calidad de la Junta de Andalucía, ya que, en su opinión, divide al colectivo de profesores en "buenos o malos docentes en función de que asuman el fracaso escolar cobrando o sin cobrar".

"NO SON LAS INSTRUCCIONES DEFINITIVAS"

Por su parte, fuentes de la Consejería de Educación explicaron hoy a Europa Press que el borrador de instrucciones en el que se basa CGT para hacer esta crítica "no es más que un borrador inicial" que se entregó a los sindicatos, "no son las instrucciones definitivas que se van a aplicar".

En este sentido, señalaron que, de hecho, "se han suprimido" algunos aspectos de este borrador inicial, como el de que se valorará el trabajo de los equipos directivos "en particular por la gestión realizada de las ausencias del profesorado", una puntualización eliminada según Educación en la redacción final de las instrucciones después de ser advertida por algunos sindicatos.

Además, el departamento que dirige Mar Moreno reconoció que los supuestos en los que se habla de la ausencia injustificada del profesorado son "poco habituales" y no es la "tónica" de los profesores andaluces, a los que denominó de "totalmente cumplidores".

No obstante, señaló que "en ocasiones, estas ausencias crean un malestar en el claustro" que deben ser poder remediadas, por lo que, si un profesor no justifica una falta de forma reiterada, el director tendrá finalmente la potestad de "llevar a cabo un apercibimiento, que es una competencia sancionadora que ya le viene atribuida por la LEA".

"Con esto queremos dar más garantías al profesorado, no significa un mayor control", recalcaron fuentes de Educación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies