La biblioteca universitaria del Prado retrasa a noviembre de 2010 su apertura al público

Actualizado 10/06/2009 19:40:09 CET

La Hispalense afirma que el transplante de más de 250 árboles a otras zonas de la ciudad "ha sido un éxito"

SEVILLA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Biblioteca Central que la Universidad de Sevilla está construyendo en los Jardines del Prado de San Sebastián pospone a noviembre del próximo año 2010 su apertura al público tras cinco meses de retraso en las obras a causa de las dificultades planteadas por el traslado de más de 250 árboles a otras zonas de la ciudad y el hallazgo de restos arqueológicos en el solar.

Según informó hoy el vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano, en un desayuno informativo, este proyecto de la arquitecta iraní Zaha Hadid de 9.000 metros cuadrados, que cuenta con un presupuesto de 22 millones de euros, pasa ahora mismo por la fase de colocación de su estructura metálica, la cual se concluirá en el próximo mes de octubre.

Así, el vicerrector insistió en que, en estos momentos, las obras avanzan a "buen ritmo", después de los retrasos sufridos por el transplante de los más de 250 árboles y 500 arbustos que existen en el espacio proyectado para la biblioteca, lo cuales --unos 180 distribuidos en otras zonas de la Hispalense y el resto en el Parque Guadaíra, de los que algunos serán devueltos al Prado una vez concluidas las obras-- se encuentran en "buen estado", según los datos arrojados por el seguimiento trimestral que la institución realiza de los mismos.

"La política de transplante ha sido un éxito", afirmó el vicerrector, quien apuntó que la defensa de los valores ecológicos "no puede llevar a un extremismo que impida que los entornos sean vivibles".

Asimismo, afirmó que la Universidad de Sevilla ya explicó los pormenores del proyecto a la 'Mesa del Árbol' integrada por el Ayuntamiento y grupos ecologistas y apuntó que el estado de los árboles puede ser evaluado por "cualquiera que lo desee en cualquier momento". Además, señaló que, aunque "no se puede garantizar que los ejemplares sobrevivan en su totalidad, tampoco hubieran pervivido el cien por cien en su entorno original".

Por otro lado, aseguró que las obras de la biblioteca --financiadas con cuatro millones de euros procedentes de los fondos Feder-- continuarán "con independencia" de lo que determine la Unión Europea, quien aprobó someter de nuevo a análisis la denuncia elevada por el colectivo de vecinos 'Huerta de la Salud' por la retirada de los árboles que poblaban el sector oriental de los jardines del Prado.

ANÁLISIS DE LA UE

"Los cuatro millones de euros son una parte muy pequeña de la totalidad de la inversión en la biblioteca, que asciende a 22 millones, por lo que las obras continuarán y si tenemos que refinanciar el proyecto, lo haremos", aseguró, subrayando que de paralizar el proyecto "serán miles los puesto de trabajo perdidos".

Ramírez de Arellano recordó que este proyecto pretende "poner en valor los Jardines del Prado", contando además con una zona de juegos infantiles --ya instalada-- y la conformación de un espacio wi-fi para que los ciudadanos tengan acceso libre a Internet en el parque

El proyecto, que tendrá una altura de 25 metros en su punto máximo --posee una forma irregular-- y estará revestido por una capa de piedra, aún por definir, contará con una estructura de 9.000 metros cuadrados, 5.000 útiles, con sótano y tres plantas. Construida por la UTE Ferrovial-Urazca, tiene 130 metros en horizontal y ocupará un ocho por ciento del parque del Prado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies