La Defensora del Pueblo recomienda dar más participación a los padres en la gestión de casos de acoso escolar

ESTUDIANTES DURANTE UN EXAMEN
VICENT KESSLER/REUTERS
Actualizado 02/03/2015 14:39:13 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril, cree que la "relativa frecuencia" de las quejas de padres de menores por el modo en que se gestionan los casos de acoso escolar en los centros podría reducirse mediante una mayor (o más adecuada) participación de los progenitores de la víctima en el proceso, según explica en el 'Informe Anual 2014'.

"La relativa frecuencia de quejas en la materia y la constatación posterior de que, en la mayoría de las ocasiones, la forma en que se abordan estas situaciones por los centros y la administración educativa es correcta, llevan a concluir que quizás sea insuficiente o inadecuada la participación que se da a los padres denunciantes", indica en el documento.

Asimismo, señala como otra causa posible un problema de información acerca de los procedimientos de investigación emprendidos por el centro en respuesta ante un posible caso de acoso escolar o las medidas de seguridad adoptadas al respecto.

Becerril se refiere así a las quejas recibidas a lo largo del año por parte de padres que, tras haber realizado una denuncia ante el órgano de gobierno de su centro escolar por un presunto caso de acoso, dicha protesta "no había dado lugar, a su juicio, a actuaciones eficaces para poner fin a la situación, corregir las conductas en su caso sancionables y evitar la reproducción de episodios sucesivos".

En este sentido, la defensora del Pueblo ha subrayado que "en la mayoría de casos" dichas denuncias sí llevan a los centros a realizar las investigaciones pertinentes, aunque señala que, "con frecuencia, las investigaciones efectuadas no confirman la existencia de

acoso escolar en sentido estricto".

NO TODA VIOLENCIA ES ACOSO

Según ha explicado, la expresión 'acoso escolar' (también denominado 'bullying') se refiere a "aquellas situaciones, especialmente dañinas para los alumnos, en que son víctimas de conductas de maltrato psicológico, verbal o físico por parte de otros escolares, de forma reiterada y sistemática a lo largo de un periodo de tiempo determinado".

En cambio, en parte de los casos denunciados lo que se constata es la existencia de una "mala relación entre iguales" que se traduce en "episodios de agresiones".

"Sin duda, (estos casos) exigen también la intervención del profesorado y de los titulares de los órganos de gobierno de los centros- pero no cabe apreciar la existencia de una situación de predominio de una de las partes ni el ánimo de humillar desde la misma a un compañero, que caracteriza el acoso escolar", ha explicado.

En todo caso, recuerda que "posiblemente" sea necesario "avanzar más" en lo que respecta a la prevención para evitar que se produzcan casos de acoso escolar en las escuelas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies