Fracasan las negociaciones Generalitat-profesores sobre los recortes

Actualizado 28/04/2011 18:08:32 CET

BARCELONA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las negociaciones entre la Consejería de Enseñanza de la Generalitat que lidera Irene Rigau y los sindicatos de profesores sobre las medidas de recorte y reorganización de la plantilla han fracasado después de tres horas de reunión de la mesa sectorial.

"No les podemos presentar ningún acuerdo", ha explicado en rueda de prensa la consejera Rigau, que ha lamentado que el documento final presentado por el departamento no ha sido aceptado por los docentes.

Rigau, que ha tachado de "formalmente correcta" la negociación, ha achacado el fracaso de la negociación a que los profesores se oponen a modificar ninguno de los acuerdos alcanzados anteriormente, a la vez que éstos se han encerrado en el edificio anexo de la Consejería para protestar por los recortes.

"Los sindicatos no han sido capaces de tener presente que la realidad actual no es la misma que cuando firmaron estos acuerdos", ha dicho Rigau, apelando a una necesaria disponibilidad al cambio y acusando a los sindicatos de conservadurismo.

Tras subrayar la buena fe del Gobierno y su satisfacción por el proceso negociador --que ha reunido la mesa sectorial tres veces en un mes--, la consejera ha recordado que el Gobierno tiene la obligación legal de convocar la mesa, y que los sindicatos están en su derecho de aceptar o no las propuestas.

Ha asegurado que los sindicatos ya han tenido su momento, y que ahora las medidas irán al Consejo Ejecutivo para ser aprobadas por acuerdo de gobierno y ser trasladadas a los servicios territoriales para su aplicación, y más ante la inminencia de mayo, fecha en la que el departamento debe cerrar todas las previsiones de plantilla "para garantizar un buen inicio de curso".

700 PERSONAS MENOS

Según estos acuerdos, el departamento no ampliará la plantilla --a pesar de la llegada de 15.000 alumnos nuevos al sistema--- y propone mantener globalmente el empleo de todos los docentes redistribuyéndolos en el sistema, frente a la petición de los sindicatos de que se contraten nuevos profesores para paliar las, al menos, 720 jubilaciones voluntarias que se producirán y no se cubrirán.

El decreto aprobado por el Gobierno sobre provisión de plazas públicas obliga a la Consejería a cubrir solamente el 50% de las jubilaciones que se produzcan y, por el momento, Rigau tiene confirmadas 1.454 jubilaciones voluntarias (de las que 727 no se cubrirán) además de las ordinarias que puedan producirse.

Este es el punto de mayor discrepancia entre ambas partes, que se concreta en una serie de medidas destinadas a no contratar nuevos interinos, no fomentar las jubilaciones --reduciendo dos horas su jornada lectiva--, sacar una hora lectiva más de los funcionarios que ya tiene y la supresión prácticamente generalizada de la sexta hora, que está en revisión.

Una de las novedades del recorte, es que los interinos que lleven seis meses haciendo sustituciones seguirán teniendo derecho a cobrar las vacaciones de julio, al contrario de lo que inicialmente había propuesto --en este caso requería un mínimo de nueve meses--.